El Ayuntamiento lanza la campaña “Zaragoza no es un cenicero”

0
58
Zaragoza no es un cenicero

Así como desde 2023, se restringirá el acceso al centro de los vehículos contaminantes, las autoridades de Zaragoza tienen otros planes para lograr que la calidad de vida en la capital aragonesa sea la mejor posible, también en el corto plazo.

A partir de eso, el Ayuntamiento acaba de lanzar la campaña “Zaragoza no es un cenicero”, una iniciativa que, como bien indica su nombre, pretende que los desechos de los cigarrillos no se acumulen en las calles de la ciudad con sus múltiples efectos negativos.

El programa, que fue presentado oficialmente a través de un comunicado de prensa, detalla que “las colillas suponen casi el 40% de los residuos que se recogen en las calles y aceras” de la localidad, por lo que urge tomar medidas efectivas al respecto.

https://twitter.com/zaragoza_es/status/1377682489091760134

Un llamado al compromiso de todos los zaragozanos

“Zaragoza no es un cenicero”, que fue introducido por la consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, hace ya un par de semanas, pretende no sólo reducir la suciedad, sino además disminuir la contaminación del aire y el medio ambiente.

“Un sólo cigarrillo contiene más de 70 sustancias cancerígenas y puede contaminar 50 litros de agua dulce”, especifican en la misma nota oficial del Consistorio, como punto de partida para los distintos anuncios que se producirán desde hoy martes en diversos medios.

“Seguimos trabajando en que nuestra ciudad esté más limpia y más cuidada. Para ello es imprescindible contar con la colaboración ciudadana. No se trata sólo de multar, sino también de concienciar a los zaragozanos sobre el daño que hacen al medio ambiente sin ser, a veces, conscientes de ello”, sostuvo la funcionaria.

Por otro lado, se intentará facilitar el cumplimiento mínimo de la vigente ordenanza municipal de Limpieza Pública, Recogida y Tratamiento de Residuos de Zaragoza, donde se sanciona a aquel que arroje en la vía o espacios públicos “pequeños residuos” como las coletillas, algo que no importa a la mayoría de los fumadores.

A tales fines, la consejera de Servicios Públicos y Movilidad ha adelantado que se renovarán todas las papeleras de la ciudad, incluyendo un cenicero o recipiente adecuado para este tipo de residuo, que anime a cumplir con la ley a todos los vecinos.

Dejar respuesta