Piedras decorativas: naturales y artificiales

0
656

Las piedras decorativas suelen estar presente en la vivienda en forma de elementos estructurales (muros, vigas, columnas), recubrimientos (losas para suelos y paredes), mobiliario (tableros o encimeras de mesas o muebles de cocina) y objetos ornamentales. Las piedras más utilizadas son las calizas (especialmente los diferentes tipos de mármol) y las de origen volcánico, como el granito. Como Cerrajeros Siero te lo explicamos.

Piedras naturales

Las piedras naturales se obtienen al tallar rocas que, por su belleza, resistencia o características propias se utilizan con fines estructurales o estéticos. Se cortan en las canteras en forma de losas (para cubrir paredes, techos o hacer tableros) o en bloques, que podrán ser tallados y esculpidos. Aunque puede tratarse de un mineral en estado puro, lo habitual es que estas rocas estén formadas por la unión de varios minerales y en algunos casos, de materia orgánica petrificada. La mezcla de minerales da como resultado una variedad de piedras con diversas aplicaciones en el hogar.

Las más utilizadas son las calizas, las diferentes variedades de granito y las pizarras. Los tipos de cuarzo de color, el ónice, el jade y otras piedras semipreciosas se utilizan, sobre todo, para hacer incrustaciones y tallas artísticas.

Las piedras artificiales

Las piedras artificiales o reconstituidas están compuestas, en general, de piedras naturales, compactadas con un adhesivo o cemento para fabricar losas. Por un precio más asequible, también se pueden encontrar revestimientos realizados con productos maleables teñidos para imitar las piedras naturales.

Piedras calizas y mármol

  • Las piedras calizas están compuestas básicamente de carbonato cálcico, compactado y endurecido por el calor y la presión.
  • La caliza más utilizada es el mármol, debido a su dureza, belleza y resistencia. Aunque el mármol más puro es de color blanco, lo habitual es encontrarlo teñido por otros compuestos minerales que producen veteados de distintos tonos y colores.
  • El mármol suele ser liso y compacto (aunque algunas variedades, como el travertino, se caracterizan por su superficie horadada y porosa). Una vez pulido adquiere un bonito brillo, ideal para realizar elementos decorativos (esculturas, tableros para mesas, chimeneas) y revestir paredes y suelos.
  • Existen otras variedades calizas de menor dureza, que tienen, en cambio, una superficie rugosa y cuya coloración oscila del blanco grisáceo al marrón claro. Estas piedras se utilizan fundamentalmente para hacer losas o tallas arquitectónicas.

Piedras semipreciosas

  • Estas piedras, de diversos tipos y procedencias, se utilizan, por su colorido y belleza, para hacer tallas o incrustaciones ornamentales.
  • Las más comunes son los diferentes tipos de cuarzo, que son formaciones de sílice cristalizadas, en múltiples tonalidades y veteados, como el cristal de roca transparente o translúcido y los diversos tipos de ágatas, entre los que destaca el ónice y la amatista.
  • Además, se utilizan con fines ornamentales o decorativos el alabastro, una caliza translúcida y blanda, y otras piedras de origen volcánico como el jade, la obsidiana y el basalto.

Pizarra

Es de origen metamórfico, es decir, procedente de la transformación de los depósitos o sedimentos de arcilla a causa del calor y la presión. Por su origen sedimentario, se parte naturalmente en láminas planas de mayor o menor grosor, y su coloración varía del negro al rojo. Se emplea fundamentalmente para tejar y solar.

Granito

Su origen es volcánico, y está compuesto básicamente de cuarzo, feldespato y mica en diferentes proporciones. Según el tipo de cuarzo, su coloración puede variar del gris o negro al rojo.

Es una roca de cantería muy dura, no porosa y resistente al desgaste y la suciedad, por lo que se utiliza coma elemento estructural en la construcción de muros y losas, y en la realización de esculturas para exteriores. En estado natural y sin pulir se emplea como piedra decorativa en el jardín.

Dejar respuesta