Se funda el primer Sindicato Personas Sin Hogar de España

0
112
sinhogarismo Zaragoza primer sindicato España

Zaragoza vuelve a ser noticia a nivel nacional, después de fundarse en la capital aragonesa el primer Sindicato Personas Sin Hogar de España, en un movimiento que encuentra sus paralelismos con otro desarrollado en Barcelona en estos días.

En efecto, un grupo de organizaciones y personas sin techo han decidido unirse frente a la pasividad de las autoridades, dando a conocer la creación de esta expresión hasta ahora única en su tipo, a través de la cual pretenden resolver demandas básicas colectivas.

¿Cómo se instituye este primer Sindicato Personas Sin Hogar de España?

El surgimiento de este nuevo ente no podría explicarse sin la intervención de la gente de Mochila Solidaria y, sobre todo, de uno de sus principales responsables, Pepe Fernández. “La cosa está muy mal. Cada vez hay más gente viviendo en la calle”, ha resumido en recientes declaraciones a la prensa, más concretamente a Público.

“Jurídicamente vamos a hacerlo a través de Mochila Solidaria. Queremos ayudar a la gente que está en la calle, y para eso es mejor tener personalidad jurídica”, comentó Fernández, detallando luego que eso les permitirá “tener ayuda del Banco de Alimentos y completar el reparto de comida que hacen la Cruz Roja y la Asociación Bocatas“.

Propósitos y potenciales soluciones

Sobre los objetivos, comienzan por el intento de negociar el aprovechamiento de edificios vacíos de Zaragoza para acoger a estas personas que no tienen dónde habitar, un fenómeno de larga data, es cierto, pero que se ha intensificado con la pandemia.

En una segunda instancia, y probablemente menos urgente, también pretenden brindar asesoramiento en asuntos jurídicos a los sintecho, atendiendo a las cuestiones pendientes que puedan tener en los tribunales, aquellas que muchas veces les quitan oportunidades.

“Queremos negociar para poder vivir en edificios sin uso, ya sea un bloque de viviendas de un banco, un convento abandonado por la Iglesia o una fábrica cerrada por una empresa, con modelos de autogestión”, señala el propio Fernández.

La unión, clave para salir adelante

Por lo demás, y como decíamos al inicio, no se puede obviar la presente experiencia del Sindicat Sense Llar de Barcelona, el cual si bien no está constituido jurídicamente, ya ha conseguido reunirse con representantes del Ayuntamiento de la capital catalana. Veremos si, en las próximas semanas, ocurre lo mismo aquí.

Dejar respuesta