Medios de financiación si estás en la lista ASNEF

0
229
ASNEF

El acrónimo español ASNEF significa Asociación Nacional de Instituciones de Crédito Financiero. Es una de las bases de datos más consultada por las entidades bancarias como parte de su indagación sobre el perfil de un cliente, antes de decidir si concederle un préstamo de dinero u optar por una tarjeta de crédito, entre otras cosas.

¿Puedes optar por algún tipo de préstamo o financiación si estás incluido en la base de datos de morosos ASNEF? A continuación vamos a resolver todas las dudas que tengas sobre si puedes obtener un préstamo mientras estás incluido en ASNEF.

¿Qué préstamos puedes solicitar?

Estar en ASNEF restringe de manera significativa el grado de posibilidades para obtener financiación. Pero ¿cómo salir de ASNEF?

Aunque no podemos acudir a los bancos, podemos acudir a ciertas entidades de capital privado que ofrecen diferentes tipos de préstamos sin respaldo. Seguidamente, hablaremos sobre los dos tipos de créditos a los que podemos acudir:

Minicréditos

Estos productos nos ofrecen un préstamo de efectivo de hasta 300 euros en la primera solicitud.

Si previamente ya hemos requerido un mini crédito y lo hemos reembolsado dentro del tiempo convenido, hay entidades que nos admitirán para solicitar hasta una suma de 500 euros, incluso superior. El valor de esta financiación es de alrededor del 1,1% diario y su rendimiento generalmente se realiza en una única cuota, en un plazo de 30 días.

Su velocidad de concesión es de menos de 15 minutos, ya que su propósito es entregar dinero rápido a sus clientes.  

Préstamos rápidos de mayor cuantía

Son créditos con los que podemos obtener desde 50 hasta 5.000 euros en minutos y sin afectar que estés incluido en ASNEF.

Este tipo de créditos están diseñados para poder obtener dinero rápido y reembolsarlo en cuotas mensuales en un plazo de 3 a 36 meses, ya que la cantidad que ofrecen es mayor que la otorgada por los mini créditos. Su proceso de solicitud es completamente online y su costo es de alrededor del 3% por mes.

Préstamos con garantía

Estos son préstamos que podemos solicitar por cantidades superiores a las ofrecidas por los mini créditos. Pero a cambio debemos ofrecer un bien de valor como garantía de pago. Lo más común es encontrar los préstamos con garantía de automóvil o garantía hipotecaria.

Su valor es de aproximadamente el 12% TAE, y la cantidad máxima a la que podemos acceder será un máximo del 50% del valor de la garantía. El período de reembolso será de 12 meses a 10 años, dependiendo de la cantidad.

¿Todas las deudas en ASNEF te permiten obtener un préstamo?

No todas las razones por las cuales estamos registrados en ASNEF son válidas. La razón por la cual un prestamista va a aprobar o no nuestra solicitud dependerán del origen de nuestra deuda y su estimación.

Por lo tanto, para acceder a los referidos créditos debemos cumplir con los siguientes requisitos:

La deuda no puede exceder del precio máximo establecido

Cada compañía de crédito privado tiene un precio máximo de deuda establecido, por encima del cual no otorga financiamiento. Esta cifra puede variar dependiendo de la entidad a la que vayamos. Sin embargo, lo habitual es que ronde los 200 euros.

En el caso de préstamos con garantía hipotecaria, este límite puede no existir. La razón principal es que la garantía de pago que estamos ofreciendo, es decir la propiedad, tiene un valor significativamente más alto que cualquier deuda.

La deuda no puede proceder de impagos a entidades bancarias

Las entidades que otorgan préstamos nos preguntarán el origen de la deuda por la cual aparecemos en la base de datos de ASNEF. Es necesario que no sea de tipo financiero.

Esto significa que no podemos solicitar este tipo de financiamiento si nuestra deuda procede del impago de las cuotas de un préstamo hipotecario, o por retrasarnos con el reembolso de los pagos diferidos de una tarjeta de crédito.

Las deudas más comunes que los prestamistas suelen aceptar son aquellas contratadas con entidades proveedoras como electricidad, gas, Internet, telefonía o similares.

La deuda debe cumplir con esas condiciones para que no constituya un impedimento al contratar créditos con entidades privadas. De lo contrario, las entidades pueden rechazar nuestra solicitud por considerar que asumen demasiado riesgo para recuperar el dinero.

Dejar respuesta