Daroca celebra el Corpus Christi con procesión y alfombras de flores

0
111

Daroca celebrará este jueves la festividad del Corpus, reconocida en 2006 como de interés turístico en Aragón. El evento principal es la procesión del Corpus Christi, que atraviesa el casco histórico de la localidad, adornada con alfombras de flores y pétalos de rosa esparcidos por niños y niñas vestidos de comunión.

Este año marca el 60 aniversario de la participación de la Diputación de Zaragoza en los actos principales de esta festividad. Una delegación encabezada por el presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, también estará presente en los Corporales.

La procesión sale de la basílica de Santa María y llega hasta las afueras, hasta la llamada torre taque se sitúa ya en el exterior de la muralla. Cada año, al llegar a ese punto se celebra un sermón que conmemora el milagro de los corporales.

El hecho que se conmemora sucedió en 1239 en el marco de la Reconquista. En la iglesia de San Cristóbal de Daroca se celebraba una misa debido a que las tropas musulmanas habían sitiado a los cristianos. En la ceremonia, las seis hostias que guardaba el sacerdote aparecieron empapadas de sangre. Esto se consideró un prodigio y el cura encabezó las tropas cristianas, que se lanzaron a la lucha saliendo victoriosas.

El milagro tuvo lugar en las cercanías de Valencia, concretamente en el pueyo de Chiva, perteneciente a la población de Luchente, donde el noble Berenguer de Entenza lideraba compañías llegadas de Daroca, Calatayud y Teruel para hostigar a los musulmanes al sur del Júcar tras la conquista de Valencia por Jaime I en 1236.

Tras la victoria aparecieron las disputas por quién ha de ser el que lleve a su ciudad el paño con las hostias ensangrentadas. Se decidió colocar los Corporales sobre una mula y dejarla a la buena de Dios. La mula fue a caer muerta en la puerta de la iglesia de San Marcos, hoy convento de religiosas de Santa Ana, junto a la puerta Baja de Daroca. Allí estuvo depositado durante muchos años el paño de los Corporales hasta que se trasladó a la iglesia de Santa María.

Este milagro convirtió a Daroca en un importante lugar de culto y peregrinación, uno de los centros religiosos más conocidos de la Edad Media. Siglos después y en torno al Día del Corpus la ciudad mantiene sus fiestas principales.

Dicho relato se recoge así en la llamada ‘Carta de Chiva’, documento de 1340 enviado por el concejo de esta localidad de Valencia y que se guarda en el Archivo Colegial de Daroca. Desde entonces los Corporales se convirtieron en el símbolo por antonomasia de Daroca y en su elemento más universal.

El día más importante de las fiestas es el jueves del Corpus y el acto central es la procesión que desde la Basílica de Santa María se dirige hasta las afueras de la ciudad, donde cada año se celebra un sermón desde al menos 1414.

 

Dejar respuesta