Más de 80 personas participan en la ruta especial de Territorio Mudéjar

0
50
territorio mudejar

Territorio Mudéjar, la red de municipios impulsada por la Diputación de Zaragoza para preservar y difundir el arte mudéjar de la provincia, ha celebrado este fin de semana una ruta especial, ‘Viaje a la belleza’ por Calatayud, Cervera de la Cañada y Tobed, que ha servido de cierre a más de un año de una intensa agenda de actividades para celebrar el 20 aniversario de la declaración de la arquitectura mudéjar de Aragón Patrimonio Mundial de la UNESCO.

La cita ha contado con la colaboración de los investigadores, estudiantes, profesionales y colaboradores que trabajan con la entidad bajo la dirección de Victoria Trasobares.

Además han participado especialistas como el profesor Esteban Sarasa, experto en historia medieval aragonesa, el arquitecto Javier Ibargüen, responsables de los ayuntamientos de Calatayud, Cervera de la Cañada y Tobed, José Manuel Aranda, José Manuel Gimeno, Nuria Amela y Pascual Royo, el alcalde de Ateca, Ramón Cristóbal, así como la diputada del congreso Noemí Villagrasa.

En ella se han visitado no sólo los monumentos declarados patrimonio mundial de la UNESCO, como la colegiata de Santa María de Calatayud, la iglesia de Santa Tecla de Cervera de la Cañada y la iglesia de la Virgen de Tobed, sino que se han incorporado visitas exclusivas a espacios poco habituales como: los miradores de la Torre Mocha en Calatayud, al hilo de un interesante itinerario por la morería, y la judería de Calatayud de la mano de Javier Gómez Patrocinio y Laura Villacampa, autores del proyecto Mudetrad.

También ha habido micro conciertos de viola de gamba, laúd y flautas en las iglesias de Cervera de la Cañada y Tobed a cargo de Carlos Bonal y Fernando Marín, un trabajo derivado de la estancia de investigación que estudia la acústica de los edificios mudéjares; un recorrido por los caminos de ronda de las iglesias de Cervera y Tobed, para finalizar en el Museo Mudéjar de Tobed con una degustación de productos de gastronomía local incluyendo una muestra de vinos de las Denominaciones de Origen de Borja, Cariñena y Calatayud.

La jornada ha supuesto una ruta de los principales proyectos que la red de Territorio Mudéjar desarrolla en los 40 pueblos socios. «Ha sido una jornada técnica a través de un viaje muy especial por el patrimonio de nuestros pueblos en la que hemos mostrado algunos de los resultados que están teniendo nuestras estancias de investigación que, en su cuarta convocatoria, ya tienen carácter internacional y que nos permiten profundizar en el conocimiento del mudéjar», ha explicado Trasobares, quien ha detallado que «hemos intercalado paseos y visitas con la explicación de proyectos, haciéndolo, además, de una manera especial, por ejemplo, con música en directo fruto del trabajo de nuestras estancias de investigación, conciertos breves de 12 minutos en cada uno de los edificios que hemos visitado».

Victoria Trasobares ha subrayado que «la experiencia ha sido magnífica, los asistentes han conocido todo el trabajo que hacemos y sus procesos a través de un catálogo visual y experiencial».

20 aniversario

El 14 de diciembre se conmemoró el aniversario de la declaración del mudéjar zaragozano como Patrimonio Mundial de la UNESCO, un hito que impulsó a la provincia de Zaragoza como foco artístico.

Para celebrar este aniversario, Territorio Mudéjar ha trabajado durante todo el 2022 en una intensa agenda de actividades que no solo se ha centrado en las localidades que ostentan la marca internacional –Calatayud, Cervera de la Cañada y Tobed–, sino que se ha extendido a todos los 40 ayuntamientos socios de la entidad.

Uno de los proyectos clave de este año han sido las rutas especiales para difundir el patrimonio mudéjar de la provincia. La propuesta turística, lanzada en colaboración con la Diputación de Zaragoza, ha contemplado 12 recorridos guiados en torno a las joyas mudéjares de 40 de los municipios que forman parte de la
asociación.

Con el mudéjar como hilo conductor, estas rutas persiguen la difusión y la promoción del patrimonio histórico-artístico de las localidades, así como otros atractivos turísticos (comercio, artesanía, naturaleza, gastronomía). Este viaje conduce desde la belleza urbana de la coexistencia de las poblaciones cristiana, judía y musulmana, a la eclosión de las obras clave de los siglos XIV y XV: las iglesias fortaleza y las torres. Sin olvidar que nos encontramos en un lugar lleno de vida y actividad, de propuestas de artesanía y una rica gastronomía basada en el producto de cercanía y en la tradición del uso del paisaje.

«El proyecto ha sido una muestra de la visión que tenemos sobre el patrimonio y su uso turístico. Son rutas patrimoniales para cultivar el espíritu y para mostrar un ocio cultural diseñado a medida de las localidades que visitamos, contando con las personas, y con nuestros estudiantes en prácticas, buscamos una manera de conectar con nuevos públicos», ha expuesto Trasobares.

La directora de Territorio Mudéjar ha continuado diciendo que, así «los viajeros se encuentran un patrimonio mostrado por profesionales, con una logística muy cuidada y atención personalizada. Es un proyecto lúdico pero planteado desde el conocimiento, el aprendizaje y el aprecio hacia nuestro patrimonio».

«Queremos que el público conozca nuestros lugares, llenos de profesionales que trabajan con obras únicas en el mundo en un territorio marcado por la creación de lugares bellos, respetuoso con el paisaje y donde los habitantes son el principio y el fin de todas las acciones», ha agregado.

Investigación

Otro de los hitos de la celebración del XX aniversario de la declaración del mudéjar como Patrimonio Mundial es la convocatoria de las estancias de investigación de Territorio Mudéjar para impulsar proyectos vinculados al patrimonio en el medio rural. En concreto, en esta cuarta edición, se han concedido cuatro estancias Gonzalo M. Borrás dotadas con 6.000 euros y dos accésits dotados con 4.000 euros.

Los proyectos seleccionados por un equipo de expertos interdisciplinares abarcan desde la creación de un libro blanco para conservar la arquitectura tradicional, la redacción de una estrategia de digitalización, los contextos sonoros en el mudéjar a través de la música antigua, una estrategia para visibilizar el patrimonio mudéjar para el público musulmán, el estudio de los elementos geométricos de las iglesias mudéjares, la elaboración de cartografías de análisis de las localidades socias y el estudio de la luz en el mudéjar a través de dibujo y la pintura.

«Las estancias son un ejemplo de innovación dentro y fuera de España. Esta iniciativa implementa acciones en modo piloto y ofrece resultados en investigación, comunicación y desarrollo-inversión-financiación», ha referido Victoria Trasobares.

Dejar respuesta