Zaragoza se encamina hacia ser climáticamente neutra en 2030

0
40
ie tram

El Ayuntamiento de Zaragoza ha recibido el primero de los 68 autobuses eléctricos que pretenden transformar la movilidad en la ciudad y la encaminan a su objetivo de ser climáticamente neutra en 2030.

El primero de los 68 nuevos ‘ie tram’, fabricados por la empresa Irizar, se incorporará «inmediatamente» a la circulación, tal y como ha indicado el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, en la presentación que han realizado este martes 30 de agosto junto a la consejera municipal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca.

Este autobús, cien por cien libre de emisiones, de 12 metros de longitud, prestará servicio en la línea 38 para ir rotando también por la 21, 22, 30, 39 y 40.

Azcón ha indicado que la intención es que «los usuarios puedan disfrutar en distintas líneas de ellos y para que puedan probarlos en diversos recorridos de la ciudad y así saber cuales pueden ser las líneas más eficientes y en las que van a dar una mejor prestación».

El Ayuntamiento, de esta manera, ha mostrado su apuesta por adquirir «autobuses que no contaminen la atmósfera, que sean mucho más silenciosos y confortables, con prestaciones que mejoren no solamente el medioambiente sino el confort, la calidad y la seguridad de los usuarios», ha garantizado el alcalde.

Inversión

Los 68 autobuses, así como las obras de electrificación de las cocheras de Avanza y la adquisición de dos nuevas unidades del tranvía, han sido financiados a través de los Fondos Europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que gestiona el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

«Cada nuevo autobús significa 600.000 euros que el Ayuntamiento va a pagar para mejorar la flota de autobuses en la ciudad», ha detallado el alcalde, «además, se han tenido que invertir otros 10 millones de euros en todo lo que tiene que ver con la red eléctrica, en los 75 nuevos cargadores que se van a instalar en las cocheras».

«De los 40 millones de euros que significa la incorporación de estos autobuses, aproximadamente 14 millones y medio tienen que ver con los Fondos Europeos», ha subrayado Azcón, y 7,64 millones para la adecuación de las cocheras.

El otro gran bloque de ayudas se destinará a la adquisición de dos nuevas unidades de tranvía, destinadas a reforzar el servicio. Para Natalia Chueca «Zaragoza ha conseguido, gracias a que habíamos trabajado estos proyectos con suficiente antelación, hacer posible este salto a la electrificación de la flota de bus urbano y la mejora de capacidad en la línea del tranvía».

Objetivo medioambiental

«Toda esta apuesta por la movilidad verde conecta directamente con ese objetivo que tenemos de ser una de las cien ciudades climáticamente neutras de cara a 2030», ha apuntado el alcalde.

El consistorio ha puesto en marcha la iniciativa de no comprar más autobuses contaminantes para convertirse en «un faro» de la transformación de la movilidad.

Azcón ha remarcado que cada uno de estos autobuses va a significar «que dejaremos de emitir a la atmósfera 1.700 toneladas de CO2», y si el objetivo es que la totalidad de la flota de autobuses de Avanza, que cuenta con alrededor de 350 vehículos, estén renovados, el cómputo total sería dejar de emitir 621.000 toneladas de CO2.

Este «es posiblemente el proyecto más importante que va a tener el Ayuntamiento en reducción de emisiones de CO2 en muchos años», ha expuesto Azcón, haciendo hincapié en que «esto no es un experimento, es la transformación de la movilidad del siglo XXI en nuestra ciudad convertida en realidad».

Nuevo autobús

La nueva adquisición es un autobús cien por cien eléctrico cero emisiones con atributos estéticos de tranvía. Este modelo tiene una longitud de 12 metros y cuenta con capacidad para acoger a 78 personas y dos sillas de ruedas.

Tiene una autonomía próxima a los 220 kilómetros gracias a su capacidad de batería embarcada de 430 kilovatios por hora. En su diseño se ha utilizado un motor eléctrico de 240 kilovatios de potencia y se ha incluido un doble sistema de carga con una potencia de 150 kilovatios. Además, está dotado de una rampa doble eléctrica y manual.

«En octubre tenemos previsto que se incorporen seis autobuses más de 12 metros y cuatro de 18 metros. Mes en mes van a ir incorporándose más autobuses y queremos que en los primeros meses de 2023 los 68 ya formen parte de la flota del Ayuntamiento», ha anticipado Azcón.

Asimismo, el alcalde ha matizado que estos autobuses también se ven perjudicados por los problemas de proveedores y microchips que están afectando a la industria de la automoción, pero que se espera que «el retraso en los materiales no nos afecte y podamos cumplir con los plazos».

El nuevo autobús ofrece un diseño luminoso, espacioso y seguro, reforzado con tres puertas deslizantes, piso bajo integral, grandes pasillos de circulación y señalización de los puestos reservados a sillas de ruedas o carros infantiles. También se han incorporado la información sonora de solicitud de parada y dispositivos para validar el billete.

Dejar respuesta