La startup Feltwood desarrolla una alternativa vegetal al plástico

0
58
Feltwood alternativa vegetal al plástico

Hace casi un año, fuimos hogar de la primera mascarilla higiénica reutilizable de España, un orgullo de los zaragozanos en medio de la lucha contra la pandemia por Covid-19 y, además, una interesante forma de reducir los desechos consecuencia de la pandemia.

Pero ahora es otro emprendimiento de la capital aragonesa el que nos llena de satisfacción, refiriéndonos ni más ni menos que a la startup Feltwood, una de las que cuenta con su actual sede en el Centro de Empresas e Innovación de Aragón -CEEIAragón-.

Han sido justamente sus integrantes los que han anunciado el reciente desarrollo de una alternativa vegetal al plástico, un producto totalmente revolucionario gracias a sus características, entre las que se mencionan el ser reciclable/compostable.

Una nueva tecnología en materiales industriales biodegradables

Desde Feltwood han explicado que se trata de una novedosa tecnología, ya patentada, para fabricar materiales industriales biodegradables a partir del uso de residuos vegetales, lo que tendrá un impacto positivo y directo en la economía circular.

Luzía Botella, responsable de desarrollo de negocio de Feltwood, ha comentado a los medios que “aprovechando lo que no nos comemos de la lechuga, de la alcachofa y de muchos otros residuos agrícolas, y mediante un proceso industrial”, es que fabrican estos productos.

Lo mejor del caso es que no necesitan incluir ningún porcentaje de plástico, sino que tampoco les hacen falta adhesivos ni aglomerantes, y, una vez obtenido el material como tal, se lo puede moldear, pintar, cortar, mecanizar y mucho más.

Buscando soluciones a un problema histórico

Evidentemente, el de los plásticos y la gran cantidad de tiempo que tardan en degradarse es un problema histórico al que la humanidad no le ha encontrado respuesta todavía, con estadísticas que demuestran que se debe revertir esa realidad lo antes posible.

Mientras que las personas ingerimos cerca de 21 gramos de plástico al mes, estos plásticos suponen un serio peligro para las especies marinas, considerando que prácticamente todos estos desperdicios acaban en océanos y mares.

Veremos si avances como éste facilitan la reutilización de elementos que, de otra manera, acabarían requiriendo de décadas enteras, por no decir siglos, para desaparecer del todo.

Dejar respuesta