Zaragoza lidera las pautas en gestión del aire frente al Covid-19

1
129
Zaragoza calidad del aire Covid-19

Así como Zaragoza es el hogar de la primera mascarilla higiénica reutilizable de España, ahora las autoridades locales están trabajando con la intención de liderar las pautas en gestión del aire frente al Covid-19 en todo el territorio nacional.

En efecto, desde el Consistorio de la capital aragonesa se han puesto en contacto con el Colegio de Ingenieros Industriales de Aragón y La Rioja, para solicitarle a sus responsables que elaboren un “manual de buenas prácticas para que los empresarios de la ciudad tengan las pautas en gestión del aire”, documento clave de cara al futuro.

Recurriendo entonces a estos científicos “del más alto nivel”, se pretende establecer una serie de parámetros esenciales a fin de asegurar la correcta administración de los flujos del aire en los establecimientos frente a los aforos que se vayan habilitando con el tiempo.

Fundamental para aumentar aforos

Una vez que esté lista, esta guía de buenas prácticas debería ser adoptada tanto por empresarios como por encargados de distintos tipos de negocios, lo que les permitirá recibir mayor cantidad de público, siempre y cuando demuestren que siguen los consejos.

Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza y quien presidió la jornada de trabajo en la que se reunieron científicos, ingenieros y hosteleros, manifestó que “es momento de darle más importancia a la calidad del aire y menos a las restricciones de nuestros empresarios, de nuestros bares, de nuestros hosteleros”, según cita el comunicado oficial del Ayuntamiento.

Esta iniciativa, que podría ser acompañada con otras sobre las que se especuló en el pasado, como la posibilidad de incorporar un Pasaporte Covid como apoyo a los sectores más dañados de la economía, debería comenzar a funcionar cuanto antes.

Juan José Badiola, asesor del Ayuntamiento de Zaragoza, comentó por su parte que “no se entiende que las autoridades no se hayan tomado más en serio el tema de la calidad del aire” ya que, a su entender, “es mucho más práctico basar los análisis en las mediciones de la calidad del aire y que la gente sepa en cada momento qué niveles hay de CO2”.