Preocupación por el aumento de casos de aislamiento social entre los menores

0
41
Aislamiento social menores Zaragoza

Más allá de las dificultades propias del coronavirus, este intento de adaptarnos a la Nueva Normalidad trae consigo algunos retos sociales muy específicos, que se abordan tanto a nivel global como, especialmente, a partir de campañas de alcance local.

Si hace apenas unas horas comentábamos cómo Zaragoza apela a TikTok para concienciar sobre la igualdad de género, otra de las problemáticas que preocupa por estas horas a los especialistas es el aumento de casos de aislamiento social entre los menores.

El caso es que, desde el pasado mes de marzo hasta el actual, se han multiplicado las consultas de padres y madres al respecto. De hecho, poco a poco ésta se está transformando en una de las principales razones de visitas a los expertos.

Así lo confirmaba el psiquiatra José María Civeira, del hospital Miguel Servet, en recientes declaraciones a ElPeriódicodeAragón, donde señalaba que muchos jóvenes evidencian “auténtico miedo” de salir a la calle, ya que el encierro les ha hecho “un daño terrible”. “Hay familias que lo llevaron muy bien y fue beneficioso, pero también hay una realidad de chicos y chicas a los que esto les ha afectado mucho”, explica el mismo Civeira.

Cifras que hablan, aunque no dicen todo

Si bien sólo el 0,5% de los pacientes menores de entre 0 y 18 años que se han atendido en el Servet en los últimos meses lo hace a raíz de presentar síntomas compatibles con aislamiento social, Civeira cree que hay una realidad que no estamos viendo.

“El impacto es mayor en los más vulnerables. Tenemos casos de absentismo escolar porque estos menores se niegan a salir a la calle. No quieren y no van al colegio por ese terror que han generado” sostiene, dejando en claro que hay un buen número de víctimas de la pandemia que no tienen las herramientas para abordar esta situación como otras.

Todo esto, con el agravante de estar exponiéndonos a un fenómeno absolutamente nuevo, del que no se tiene ninguna referencia en tiempos modernos. Sólo el transcurso del tiempo determinará si el aislamiento social de estos chicas y chicos se traduce en cuadros de angustia, ansiedad e incluso paranoia. Habrá que estar preocupados. Y ocupados.

Dejar respuesta