Premiado un estudio local sobre los riesgos de la obesidad infantil

0
57
Zaragoza obesidad infantil

Zaragoza tiene un nuevo motivo de orgullo… y algunos de preocupación. Es que la capital aragonesa, en conjunto con las ciudades de Córdoba y Santiago de Compostela, ha resultado el escenario ideal para llevar adelante el último estudio MeliPop, relacionado con los riesgos de la obesidad infantil y merecedor de un reconocimiento por parte del Ministerio de Consumo y la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

Por supuesto, esto ha generado todo tipo de repercusiones positivas entre los más cercanos a Luis A. Moreno, el investigador principal de este estudio que ha puesto sobre la mesa los peligros que entraña la obesidad en niños y niñas de tres a seis años.

Y es justamente allí donde aparecen los signos a los que debemos prestarles más atención. Como sabemos, las cifras sobre obesidad en menores no son nada alentadoras en España, y los primeros indicios señalan que la pandemia ha empeorado las cosas. Eso sí, este estudio se prolongará durante los próximos 10 años.

Para ello, se han reclutado 200 niños de la zona, seleccionados tras un proceso de elección en el que participaron centros de salud. En los siguientes meses y años, se hará una observación exhaustiva acerca de su relación con la alimentación, las situaciones de vulnerabilidad y pobreza a las que están sometidos, y muchas cuestiones más.

La obesidad infantil enciende las alarmas en Aragón

Más allá de lo que vaya indicando este proyecto MeliPop, y al ponerse la lupa sobre la problemática, las autoridades regionales han ofrecido su mirada en este sentido.

Florencio García Madrigal, comisionado para la Infancia de Aragón, manifestó que “hay que facilitar la accesibilidad a una alimentación equilibrada y moderada en consumo calórico por contenido de grasas, azúcares y sal”, además de insistir en una deuda pendiente, el “control de la presión publicitaria en este campo dirigida a los menores”.

“Hay que revertir unas cifras de obesidad aumentadas por el sedentarismo de la pandemia y el confinamiento que tienen también consecuencias en la salud emocional, considerando que esta época ha supuesto que en los menores el 61,6% se excede en el tiempo de uso de pantallas”, desarrolló el especialista, convocando esas otras miradas tan necesarias.

Veremos entonces cuál es el papel que desempeña Aragón y más específicamente Zaragoza en este aspecto. Después de todo, los productos aragoneses ya han dejado claro que pueden ser la base para una alimentación saludable, y ese no es un detalle menor.

Dejar respuesta