Sale a la luz un nuevo edificio en el yacimiento de Los Bañales

0
470
nuevos hallazgos en los bañales

El yacimiento arqueológico de Los Bañales sigue ampliando horizontes gracias a los nuevos hallazgos que se han hecho durante estos días. En concreto, se ha descubierto un nuevo edificio y un muro que podría pertenecer a la muralla de cierre de la ciudad.

Ambos tesoros han salido a la luz como parte de la décimo segunda campaña de excavación que se está llevando a cabo en la zona, durante el verano, con los estudiantes universitarios becados por la Comarca de las Cinco Villas.

El grupo que está ahora mismo excavando proviene de Roma (Italia), Miami (Florida, EEUU) y España (Toledo, Madrid, Pamplona y la Comarca de las Cinco Villas: Ejea de los Caballeros y Sos del Rey Católico).

El nuevo edificio hallado se sitúa al oeste de la zona de las dos columnas que te encuentras al llegar al yacimiento, al norte del gran decumano, y “forma parte del barrio productivo publico de la ciudad, que luego se convirtió en zona de viviendas”, explica el director científico del proyecto de Los Bañales y profesor de Historia Antigua en la Universidad de Navarra, Javier Andreu.

Se trata de una construcción de la que se han excavado unos 10-12 metros de largo, por unos 5 metros de ancho, “aunque creemos que pueden salir más restos hacia el norte”, precisa Andréu.

De él destaca que está “partido por columnas cilíndricas con base cuadrangular bien cimentada. Y, a los lados de las columnas, hay pilastras adosadas a los muros perimetrales del edificio”, señala el experto.

Esta forma indica, según el arqueólogo, “que este edificio tuvo una segunda planta”. Probablemente, la planta inferior pudo ser un almacén relacionado con usos domésticos o productivos, “ya que recuerda a las cellae romanas” (antiguos almacenes de vino, trigo, aceite…).

“El material encontrado no nos permite descartar cualquiera de estos usos. Esta semana próxima se terminará y esperaremos a que los materiales nos ilustren la función”, apunta Andréu. No obstante, los vestigios sitúan a la construcción en el siglo II DC.

Además, este espacio cuenta con una escalera de acceso muy bien conservada, elemento que parece indicar que este edificio fue una conversión de otro más antiguo, “posiblemente de la primera fase de la ciudad, fechado en el siglo I AC”, indica Javier Andreu, quien afirma que “visualmente se trata de un edificio muy llamativo, por su buen estado de conservación y porque valida que el decumano artículo una zona, al oeste, que se mantuvo activa en la ciudad de Los Bañales hasta su abandono”.

Muralla perimetral

El otro hallazgo importante de estos días es otro muro de mampostería de sillares almohadillados, bien trabajados, situado en el límite norte del yacimiento, datado, posiblemente, en el siglo I AC.

Este muro justifica “el gran despliegue urbanístico que experimentó la ciudad en este momento”, indica Javier Andreu.

“Sabíamos de la existencia de esta zona desde hace unos años. Ahora, tras realizar un sondeo planificado por Juanjo Bienes, hemos podido confirmar lo que pensábamos”, señala el especialista.

“El muro podría pertenecer a la primera fase de la ciudad, actuando de muralla que la delimitara por el lado norte”, indica. “Roma siempre delimita sus áreas periféricas, porque están sometidas a una jurisdicción urbana concreta”, explica Andreu.

Si se pudiera confirmar esto “sería un gran hallazgo, porque Roma pone la muralla en puntos estratégicos, para indicar prestigio”, reconoce Andreu.

Esta función de muralla es muy posible, dado que el hallazgo se ubica en el lado opuesto al de la entrada, que se sitúa por el sur. “Este elemento deja abiertas muchas incógnitas para la campaña del año que viene”, afirma el arqueólogo.

“¿Por qué Roma quiso marcar este límite tan visual?”, se pregunta el experto. “Quizá porque sea del periodo de la época de Augusto, dado que es algo muy característico de ella”, comenta el especialista.

Hallazgos de pequeños objetos

Entre ellos, material celtibérico o pre-romano localizado en uno de los edificios; o un vertedero de basura en el llamado espacio 28, del que han salido un mango de un cuchillo de hierro, una lucerna con una inscripción del alfarero, un cuello de botella, etc.

Además, en una de las esquinas del nuevo edificio encontrado se ha hallado una moneda que parece pre-romana.

Igualmente, en el patio de una de las viviendas, se desenterró otra moneda de la época de Domiciano del año 90.

A ellos se suman los fragmentos de pinturas que se hallaron en otra de las zonas que ahora se están extrayendo gracias a la labor de la restauradora Miriam Tomás.

Todos estos tesoros podrían haberse visto en la semana de puertas abiertas que iba a comenzar el próximo lunes, 20 de julio, hasta el 26 del mismo mes.

Este año, ante las recomendaciones de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón y, por responsabilidad, acaban de suspenderse las visitas incluidas dentro de esta propuesta de puertas abiertas, un clásico en la comarca que congrega, cada año, a miles de visitantes.

Dejar respuesta