ICP e Hilvanando Culturas donan 6.000 mascarillas al Ayuntamiento de Zaragoza

0
291
fuente: zaragoza.es

El Ayuntamiento de Zaragoza recibió ayer 6.000 nuevas mascarillas donadas por la empresa Internacional Casing Products (ICP) y el proyecto impulsado por Ayuda en Acción y Zaragoza Activa, ‘Hilvanando Culturas’.

La encargada de realizar la recepción de los equipos, de manos de los responsables de ambas entidades, ha sido la consejera de Economía, Innovación y Empleo, Carmen Herrarte, en el Mercado Central. Se ha elegido este emplazamiento porque la mayoría de esas mascarillas se van a destinar a los detallistas de los mercados municipales y privados de Zaragoza y otros establecimientos comerciales de la ciudad.

La compañía Internacional Casing Products (ICP) dedicada al faenado, procesado y selección de productos de casquería y tripa natural para embutidos donó 5.000 mascarillas al Ayuntamiento de Zaragoza para contribuir a mitigar la propagación del coronavirus.

“En estos momentos de luto nacional, la iniciativa social y privada están dando la talla, sumando para dar respuesta a las necesidades de equipos de protección que tienen los mercados y servicios que siguen trabajando con nosotros cada día”, declaró Herrarte en el acto de recepción.

Desde que comenzó la crisis, ICP ha donado 30.000 de estos productos en diferentes formatos, que se están repartiendo de forma coordinada con las autoridades en función de las necesidades municipales. “Estamos encantados de colaborar de esta manera con el Ayuntamiento de Zaragoza, y sobre todo destacar la importancia del tejido empresarial que está luchando fuerte para frenar la pandemia”, ha explicado la portavoz de la empresa ICP, Ana Pilar González.

Proyecto Hilvanando Culturas
Además, la consejera Carmen Herrarte también recibió otras 1.000 mascarillas de manos de los responsables del proyecto ‘Hilvanando culturas’ de Ayuda en Acción.

En coordinación con Zaragoza Activa, desde el pasado 7 de abril, un grupo de costureras zaragozanas han estado confeccionado estos equipos de forma altruista y monitorizadas por una profesora de los talleres vinculados al proyecto. “Las mujeres participantes recibieron en sus casas unas máquinas de coser y cada una de ellas ha ido cosiendo las mascarillas mientras cuidaban a sus familias”, ha asegurado la responsable de Zaragoza Activa, María José Castiella.
Todas las costureras son madres de niños que acuden a los colegios zaragozanos Ramiro Solans, del barrio Oliver, y del centro Joaquín Costa. “Ellas han querido contribuir de forma desinteresada a la situación de emergencia que está viviendo la ciudad”, ha añadido Castiella.
Todas las mascarillas serán repartidas entre los mercados de Zaragoza y aquellos establecimientos que soliciten este tipo de protección para evitar el contagio del coronavirus entre los ciudadanos

Dejar respuesta