Micropilotes y resina para la consolidación estructural de la vivienda

0
165
micropilotes y asentamientos

La unión de la resina expansiva y los micropilotes conforman soluciones rápidas y eficaces en el momento en que aparecen gritas o fisuras en las paredes de la vivienda.

Todo refuerzo, en lo referente a la estructura de una vivienda, es la suma de una serie de factores que se dan en el procedimiento por modificar, remodelar o adicionar la estructura y el sistema de la misma ya existente. Cuando estas apariciones se dan de forma repentina, tanto las fisuras como las grietas más profundas, significa que éstas pueden estar respondiendo a un movimiento o asentamiento del terreno y éste, a su vez, en la mayoría de los casos, a la modificación de las características del terreno que ejerce de sustento de la estructura.

Cómo actuar y qué evaluar y medir en caso de que aparezcan las lesiones

En el mercado actual, se pueden encontrar distintas soluciones por su diferente naturaleza. Como la mejora de terreno mediante inyecciones o el uso de micropilotes y, dentro de estas opciones, se subdividen otras que calificadas como las más limpias y menos invasivas.

Las mejoras de terreno se basan en la recuperación del mismo, en la devolución de las características que permitían que este fuese suficiente como para cargar con el peso de la estructura. Se inyecta un material que recupera el terreno que, a lo largo del tiempo y debido a agentes externos como agua, vibraciones, raíces de árboles etc., se ha deteriorado. Actualmente, dentro de la mejora de terreno mediante inyecciones, se han expandido en el sector de la rehabilitación las inyecciones de resinas expansivas debido a su bajo nivel invasivo, limpieza y rapidez. Existen empresas encargadas del control de la intervención con técnicas geofísicas que permiten observar y analizar el terreno antes de inyectar la presencia de agua, cavidades, etc. Además, durante el proceso de inyección, ratifica el emplazamiento e interacción que la resina está teniendo con el terreno a medida que se introduce, produciendo toda una garantía de buena ejecución.

Los micropilotes, sin embargo, se añade como nuevo soporte a la estructura, formando parte de la cimentación, portando las cargas en profundidad hasta un sustrato competente. Es decir, evitan los estratos iniciales de terreno que hayan podido verse alterados para proyectar las cargas en profundidad. Dentro de los micropilotes destacan los denominados hinca, donde se insertan por presión tuberías de acero normalizado, por su ausencia de maquinaria, limpieza y rapidez. La hinca se realiza mediante gatos hidráulicos que permiten validar en fase de ejecución para que el micropilote aguante el peso de la estructura, teniendo la certeza que su funcionamiento será estable a lo largo del tiempo.

Los hechos de índole natural o hechos producidos por hábitos cotidianos como, por ejemplo, la influencia de los tiempos de sequía o ciclos de lluvias abundantes, vibraciones en el terreno debido a las vibraciones del tráfico intenso cercano a edificios o monumentos, excavaciones y obras próximas. O que existan las raíces de plantas de alto fuste y variación en la cimentación, entre otras, se pueden ya solucionar con técnicas como las comentadas que nos darán un resultado inmediato y fiable sin tener que hacer grandes obras.

Recuerda contactar con empresas especializadas en el sector de pavimientos y cimentaciones, como Geosec.

Dejar respuesta