Cómo evitar los problemas dentales en niños

0
97

La salud bucodental es un área muy importante de nuestro bienestar y tenemos que cuidarla desde la infancia.

La mejor forma de asegurarnos de que cuidamos de los más pequeños es consultar siempre con un especialista en odontopediatría, como el equipo de la clínica dental Mydent

Uno de los problemas dentales más comunes en los niños son las caries. Las primeras caries que pueden aparecer son las llamadas caries del biberón, que se dan en niños de hasta tres años. Aparecen cuando los líquidos que contienen azúcares naturales, como la leche o el zumo, se quedan en la boca durante mucho tiempo, lo que provoca que los ácidos ataquen sus dientes de leche y se desarrollen caries.

Para que esto no suceda, hay que evitar sumergir el chupete en azúcar, miel u otros productos dulces. Tampoco es recomendable dejarle el biberón con bebidas azucaradas mientras se duerme, ya que el flujo de saliva disminuye durante el sueño y los ácidos de la boca se reproducen y pueden provocar daños.

Después de este período, las caries pueden aparecer también a cualquier edad. Es recomendable acudir a revisiones cada seis meses, ya que, si no se tratan, el dolor aumentará y las piezas dentales se deteriorarán, llegando incluso a producirse la pérdida de los dientes temporales, que desencadenará problemas de oclusión y posición dentaria.

Según el doctor Abdul Nasimi, uno de los mejores dentistas en Alcorcón, la mal oclusión, a su vez, puede provocar otros problemas bucodentales más graves. A edades tempranas es mucho más fácil solucionarla y evitar que empeore con el tiempo, por lo que es muy importante diagnosticarla y tratarla cuanto antes.

Los traumatismos dentales son también muy frecuentes en niños. Suelen darse cuando empiezan a caminar, jugando o practicando deporte. Si el niño se da un golpe en la boca, lo más recomendable es visitar al dentista, sobre todo si se producen heridas.

Aunque la gingivitis tiende a relacionarse con adultos, algunos estudios indican que es cada vez más frecuente en niños a partir de cinco años. La acumulación de placa, una capa invisible de gérmenes que se forma sobre dientes y encías, es su causa principal. Se manifiesta con la inflamación, el enrojecimiento y el sangrado de las encías. Como en los casos anteriores, tratar este problema a tiempo es esencial para que no derive en otras complicaciones.

El Dr Nasimi, que también cuenta con una clínica dental en Parla, señala que, en el caso de los adolescentes, los cambios hormonales son un factor muy influyente en la salud de las encías. El incremento de las hormonas sexuales incrementa la circulación sanguínea, lo que, a su vez, aumenta la sensibilidad de las encías y provoca una reacción mayor ante cualquier irritación. Por otro lado, el uso del aparato dental, muy habitual en esta etapa, influye en la salud de las encías al dificultar la eliminación de la placa.

La solución a todos estos problemas empieza por inculcar a los pequeños unos buenos hábitos de higiene bucal: enseñarles a cepillarse los dientes de manera correcta, a utilizar el hilo dental y el flúor, y a visitar al dentista periódicamente.

Por otra parte, la alimentación es fundamental. Una dieta sana y equilibrada donde abunden los alimentos ricos en calcio para fortalecer los dientes y vitaminas para unas encías sanas son clave para una salud dental óptima.

Dejar respuesta