Los patinetes eléctricos no podrán circular por las aceras en Zaragoza

0
1017
patinetes electricos

El Gobierno de Zaragoza ha aprobado la ordenanza sobre vehículos de movilidad personal (VPM) de los tipos A y B en función del tamaño, como los patinetes, que solo podrán circular por los carriles-bici y por las vías pacificadas en las que la velocidad máxima es de 30 kilómetros por hora.

Se excluye su circulación por aceras y las calles de velocidad máxima a 50 km/h y que no tengan carril-bici, como sería el caso del paseo de Pamplona, por razones técnicas, ha sintetizado la concejal de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas.

En rueda de prensa, ha contado que esta ordenanza parte de la instrucción de la Dirección General de Tráfico (DGT) y “podrán circular como si fueran bicis” y solamente los patinetes juguete podrán circular por las aceras.

Sobre el aparcamiento los patinetes de tipo A se consideran bicis y los B –circulan a más de 20 km/h– motocicletas y ninguno de los dos podrá obstaculizar aceras o dejarlos cerca de edificios.

“De esta forma se da cumplimiento a la medida expresada por la ciudadanía para clarificar por donde pueden ir los patinetes de movilidad compartida”, ha señalado.

El documento recoge 182 aportaciones de las presentadas durante el tiempo de consulta pública y tras la aprobación se someterá a exposición pública durante un mes.

Además, el Gobierno de Zaragoza ha aprobado el proyecto de ordenanza de protección contra la contaminación acústica de Zaragoza a la que se han recibido 170 aportaciones en el periodo de consulta pública que, en su mayor parte, aluden a zonas saturadas en las que hay que elaborar planes específicos.

Artigas ha subrayado que el “derecho al descanso y a la salud” es el eje transversal del texto que aboga por la prevención, la transparencia y la sensibilización, además de la mediación en los problemas sociales derivados del ruido.

Como resultado de las aportaciones recibidas tras la consulta pública, se han incorporado dos nuevos tipos de zonas, que se suman a la que ya se recogía en el proyecto inicial, y medidas para aplicar en ellas: zonas saturadas, zonas con superación de los objetivos de calidad acústica y zonas de transición acústica.

El Ayuntamiento llevará a cabo campañas oficiales de medición de ruido y desarrollará mapas de ruido y ocio que servirán de base para declarar estos tres nuevos tipos de zonas. Una vez declarados, se podrán desarrollar en ellos planes acústicos (por ejemplo, adelantar la hora de cierre).

Dejar respuesta