Cambio de señalización de 100 km/h a 90 en las carreteras convencionales de Aragón

0
756
cambio-señalizacion-carreteras-convencionales-aragon

El proceso de sustitución de señales de tráfico de 100 kilómetros por hora a 90 en carreteras convencionales en las vías aragonesas ha concluido este lunes. Concretamente, este cambio afecta a 918 kilómetros de vía de los que 241 kilómetros corresponden a la provincia de Huesca; 491 kilómetros a Teruel y 186 kilómetros a Zaragoza. El cambio ha supuesto la sustitución de 180 señales en total: 47 en Huesca, 83 en Teruel y 50 en Zaragoza.

En Zaragoza, la última señalización de 100 kilómetros por hora ha sido sustituida en la N-II a la altura de Alfajarín, en el kilómetro 339. El subdelegado del Gobierno en Zaragoza, José Abadía, ha acudido junto a responsables del Ministerio de Fomento, Guardia Civil de Tráfico y el jefe provincial de la Dirección General de Tráfico (DGT), José Antonio Mérida.

El objetivo de este cambio de señalización es “reducir el número de fallecidos en carreteras convencionales” que, según los datos de la Dirección General de Tráfico, aglutinan el 75 por ciento de los accidentes mortales.

Se ha incidido en que “la medida de reducir la velocidad máxima en estas vías viene avalada por datos como que el 40 por ciento de los accidentes mortales se produce por salidas de vía a causa de exceso de velocidad, y el 27 por ciento de los accidentes están causados por choque frontal, producido por entrar en curvas con exceso de velocidad y ocupar el carril contrario”.

Desde la DGT han recordado que la rebaja de la velocidad máxima tiene que ver con la distancia de frenado, dado que a 90 kilómetros por hora se necesitan 70 metros para detener un vehículo; a 100 kilómetros por hora son necesarios 84 metros para detener un coche y, con suelo mojado, la distancia necesaria aumenta casi un 70 por ciento.

Esta medida de reducción de velocidad en carreteras convencionales (un carril en cada sentido y arcén de metro y medio) fue aprobada por el Real Decreto 1514/2018, de 28 de diciembre, con 30 días de plazo para la entrada en vigor del cambio de señales. Su objetivo es reducir el número de accidentes puesto que en 2018, estas vías se han cobrado la vida de 877 personas en España.

Dejar respuesta