La Fundación Botín acerca las Jornadas Europeas de Patrimonio al Valle del Nansa y Peñarrubia

0
139
fundacion botin jornadas europeas

El Valle del Nansa y Peñarrubia fueron el escenario para la celebración de las Jornadas Europeas del Patrimonio este pasado fin de semana. De este modo y por quinto año consecutivo, ambos municipios participaron en este programa dirigido a promover e impulsar el conocimiento del patrimonio cultural, natural y paisajístico de la región.

Esta edición se presenta con la novedad de que la iniciativa se desarrollará en dos fines de semana diferentes, con el objetivo de facilitar a los visitantes un mejor conocimiento del territorio y la manera de vivir de sus habitantes.

Así, los días 1 y 2 de diciembre se pudieron realizar una serie de actividades en la parte alta del Nansa, Polaciones y Tudanca. Entre las propuestas ofertadas durante la mañana, destacaron la visita guiada por este territorio que inspiró a José María de Pereda en su novela Peñas Arriba y la iniciativa “Tudancos por un día”, en la que los visitantes pudieron acceder al Prao Concejo, uno de los mayores pastizales de la región. Asimismo, la Casona de José María de Cossío vivió una jornada de puertas abiertas.

Ya por la tarde, las Jornadas se trasladaron a Polaciones, donde se celebraron unos encuentros sobre Patrimonio Inmaterial. La programación de este primer día concluyó con la tradicional cena de “La hila”, que se servió en el restaurante Casa Molleda de Pejanda y que buscó recordar las veladas hogareñas que reunían a los habitantes de estos pueblos en tiempos donde no era raro quedar aislado por la nieve durante varias semanas.

El domingo día 2, las Jornadas tuvieron un carácter más deportivo y se llevó a cabo la subida a Sejos, la que permitió visitar el grupo de menhires situado en las inmediaciones del Portillo de Valle, así como disfrutar de espléndidas vistas sobre el valle de Polaciones, los Picos de Europa y la cabecera del Saja. Asimismo, se celebró una cronoescalada en bicicleta de Pejanda a San Mamés, una marcha de carácter lúdico que concluyó con la visita al núcleo de San Mamés – primera restauración llevada a cabo por la Fundación Botín en el Valle – y al menhir Los Callejos.

El segundo fin de semana, que tendrá un carácter más temático y estará dedicado a las diferentes torres ubicadas en la parte baja del Valle del Nansa y Val de San Vicente, está programado para el 14, 15 y 16 de diciembre. Aunque el programa detallado se anunciará unos días antes del fin de semana, ya se conoce que los pueblos donde se desarrollará seran Linares, Obeso, Cabanzón y Estrada.

El Valle del Nansa y Peñarrubia, donde la Fundación Botín desarrolla uno de sus muchos Programas de Desarrollo Rural, fueron los primeros municipios cántabros en sumarse a esta propuesta de carácter europeo. Esta iniciativa, lanzada en año 1991 por el Consejo de Europa en colaboración con la Comisión Europea, llegó a Cantabria en 2014 de la mano de la Fundación. Cada año, más de 30 millones de personas se movilizan para conocer más de 50.000 monumentos y lugares pertenecientes a los 50 países involucrados en el programa.

Este año, y tras su paso por Santillana del Mar (12 y 13 de septiembre), Valderredible (12 al 14 octubre) y Liébana (19 al 21 de octubre), las Jornadas Europeas de Patrimonio recalaron en el Valle del Nansa y Peñarrubia durante el pasado fin de semana y lo volverán a hacer el próximo 14 de diciembre. Gracias a esta iniciativa, la ciudadanía puede recorrer, en régimen de puertas abiertas, los elementos más significativos del patrimonio cultural de cada territorio, en este caso, del patrimonio rural de Cantabria. Se trata de una propuesta claramente integradora que devuelve a cada territorio, por pequeño que sea, el lugar que le corresponde en el mapa de Europa.

Dejar respuesta