D’Click, la compañía de circo aragonés, aterriza en México

0
419
circo aragonés

La compañía de circo teatro D’Click, tras cosechar grandes éxitos en España, se lanza al mercado internacional con una gira que recorre tres países.

Este próximo 17 de noviembre la compañía aragonesa de circo teatro D’Click aterriza en México, para continuar con su gira internacional en Italia, tras conquistar Noruega. Después de alzarse con galardones como el Premio al Mejor Espectáculo de Circo Aragonés 2017 y el primer Premio del Certamen de Teatro Noctívagos 2017, llegan al país azteca para participar en importantes festivales culturales con su obra ‘Isla’.

Este tour, que comenzó con 17 representaciones en Noruega, cruzará esta semana el charco para hacer disfrutar al público mexicano. Su andadura en Latinoamérica recorrerá tres puntos de la geografía mexicana e incluirá su participación en el Festival Yucatán Escénica, siendo una de los dos únicas compañías españolas seleccionadas. Asimismo, la compañía formará parte del Festival 4×4 de México con varias representaciones.

Después, el 7 de diciembre, la compañía actuará en Italia, concretamente en el Festival de Danza Urbana XL de Potenza, para regresar y continuar girando después por más escenarios españoles.

La aventura de D’Click comenzó en 2010, cuando sus fundadores Ana Castrillo (Zaragoza), Javier Gracia (Huesca) y Hugo Gauthier (Bélgica) decidieron crear su propia compañía teatral, con especial hincapié en el circo acrobático. Siendo tan solo tres actores, en 2016 consiguieron alzarse con el  Premio Revelación de las artes escénicas de Aragón. Tras este reconocimiento, han seguido progresando hasta llegar a traspasar el panorama nacional.

En su obra ‘Isla’ cuentan la historia de tres náufragos que deben enfrentarse unidos al desafío de construir un barco para partir rumbo a casa. Con ella, transmiten valores, como la unión entre compañeros, que han sido clave en el crecimiento de la compañía. Para ello, combinan herramientas del ámbito circense, como las acrobacias, junto con el lenguaje escénico. De esta manera nos hacen recordar la sutil frontera que existe entre el teatro físico y la danza; entre la magia y el sueño.

Dejar respuesta