Los patinetes eléctricos de VOI han llegado a Zaragoza

0
254
patinetes electricos

La compañía sueca de patinetes eléctricos compartidos VOI ha lanzado este domingo su servicio de movilidad sostenible y accesible de última milla en la segunda ciudad fuera de Suecia después de Madrid, en Zaragoza.

VOI lanzó en Estocolmo el pasado agosto, y está presente en Madrid desde primeros de octubre. “La acogida en Madrid ha sido genial la gente usa el servicio en su vida diaria y está muy ilusionada con la comunidad que estamos creando. Esperamos una alegría y acogida similar en Zaragoza”, apunta Fredrik Hjelm, CEO y fundador de VOI.

Desde que se puso en marcha el servicio en Estocolmo en agosto de este año, VOI cuenta con más de 75.000 usuarios registrados, que han realizado un total de más de 175.000 kilómetros con sus patinetes eléctricos.

La llegada a España es el primer paso de un amplio plan de expansión en Europa que incluye Italia, Portugal y Francia en los próximos meses. “Estocolmo nos ha servido como campo de pruebas para mejorar el software y el hardware, y con el servicio perfeccionado estamos listos para empezar a llevar VOI a otros países. Aplazamos nuestra llegada a Madrid a la aprobación de las nuevas normas locales para los patinetes eléctricos, y el resultado ha sido genial. Madrid se está beneficiando de la nueva regulación aprobada por el ayuntamiento, al igual que Zaragoza disfruta de una gran red de carriles bici y un ayuntamiento comprometido con la transformación en una ciudad más sostenible”, continúa Hjelm.

Las ciudades alrededor del mundo están teniendo experiencias muy diferentes con los patinetes eléctricos. “Nos hemos centrado en crear la mejor experiencia posible para los ciudadanos y los ayuntamientos, por ejemplo limitando el número de patinetes al llegar a nuevos mercados para controlar cómo y dónde se utilizan. Empezando con una flota más limitada, también hemos tenido la oportunidad de educar a nuestros usuarios en el uso de los patinetes en relación con la ciudad y con el resto de ciudadanos”, explica Hjelm en relación con las recientes prohibiciones de servicios similares por algunas ciudades en Estados Unidos.

“Queremos que las ciudades y la gente tenga una experiencia positiva desde el principio. Esto solo se puede lograr mediante un diálogo abierto con la ciudad y trabajando de manera responsable. Escucharemos lo que la ciudad de Zaragoza tenga que decir y respetaremos sus normativas. Como compañía escandinava, el diálogo y el respeto está en nuestro ADN corporativo. Esto también implica alianzas con negocios locales para contribuir a la distribución y carga -lo que también atraerá a más clientes a sus puntos de ventas en un momento con el retail online en aumento. Estamos deseando que Zaragoza descubra nuestro servicio y crear una comunidad local aquí”, continúa Hjelm.

Dejar respuesta