La excavación arqueológica en la ciudad celtibérica de Bursau culminó el sábado con una jornada de puertas abiertas

0
635
Excavaciones-Bursau

El pasado sábado 11 de agosto, culminó la excavación arqueológica en el yacimiento del Cerro de la Cueva Esquilar, donde se han localizado los orígenes de la ciudad de Borja (Zaragoza) en la I Edad de Hierro.

El equipo de investigación dirigido por el investigador del área de Arqueología de la Universidad de Zaragoza, Óscar Bonilla, y los arqueólogos Begoña Serrano y Ángel Santos, está compuesto por un total de 20 personas, entre profesionales y estudiantes de las universidades de Zaragoza, Granada, Jaén y la Autónoma de Madrid.

La primera campaña de excavaciones que se llevó a cabo en 2017 ofreció tan buenos resultados que el Ayuntamiento de Borja ha querido continuar apostando este año por la investigación de los restos arqueológicos de la antigua ciudad celtibérica de Bursau.

En esta segunda fase, los trabajos realizados se han centrado en ampliar la zona excavada en los años 1978 y 1979, así como en 2017, y en realizar dos nuevos sondeos en diferentes zonas de la ciudad para delimitar su extensión y las diferentes fases de ocupación.

En los sectores 1 y 2 se ha documentado el sistema defensivo de la ciudad de Bursau compuesto por gruesos muros de piedra con alzado en adobe y datado en siglo I antes de Cristo. Se han recuperado además con el sistema de fortificaciones como ánforas itálicas de vino y aceite y armamento, entre el que destaca una espada de hierro.

Para comprobar la extensión del yacimiento en este sector, en la parte más oriental se ha practicado un sondeo de cuatro metros cuadrados para comprobar la extensión del yacimiento. Se ha podido localizar un muro de la I Edad del Hierro, asociado a dos pavimentos de tierra batida sobre los que se recuperaron un lote de cerámicas pulidas y gran cantidad de semillas carbonizadas.

El mismo sábado, se celebró una jornada de puertas abiertas, que dio comienzo a las 10.30 horas en el Parque de las Bodegas, donde los visitantes pudieron conocer de primera mano los resultados de la excavación arqueológica, que han permitido documentar distintas fases de ocupación en el Cerro de la Cueva Esquilar entre el siglo VI al siglo I antes de Cristo.

Dejar respuesta