La exposición sobre ‘La competición en la antigua Grecia’ ya puede visitarse en el Caixa Forum

0
159
la-competicion-en-la-antigua-grecia

El British Museum y la Obra Social “la Caixa” han presentado conjuntamente la exposición “La competición en la antigua Grecia” que podrá visitarse desde este miércoles, 18 de julio, hasta el próximo 11 de noviembre en CaixaForum Zaragoza (Av. de Anselmo Clavé, 4).

Esta muestra, que supone la segunda surgida del acuerdo firmado entre ambas entidades en 2015, presenta más de 170 objetos que representan el espíritu competitivo característico de la antigua Grecia que impregnó incluso el universo de las artes, con certámenes de música, teatro, escultura y pintura. Los certámenes teatrales y musicales atraían a miles de espectadores. Escritores como Esquilo, Eurípides, Sófocles o Aristófanes participaron en estos concursos.

Los antiguos griegos pensaban que el espíritu competitivo era inherente a la naturaleza humana y que podía transmitir una fuerza positiva, innovadora y dinámica. Frente al individualismo que domina muchos aspectos de la vida actual, en la antigua Grecia la competición representaba la personalidad colectiva y era un elemento de cohesión social.

Otro ámbito en el que se manifestaba el espíritu competitivo era la guerra. Los estados y reinos griegos vivieron en un conflicto casi constante entre sí y con sus vecinos. Las escenas de batallas, tanto reales como imaginarias, son habituales en el arte griego: desde pequeñas gemas, hasta grandes esculturas arquitectónicas y monumentos conmemorativos en honor de soldados caídos.

La historia griega está repleta de actos gloriosos de héroesatletas y guerreros. Desde los relatos épicos de Homero hasta los triunfos deportivos en Olimpia, pasando por las victorias de grandes generales, en la antigua Grecia una intensa rivalidad dominaba todos los aspectos de la vida.

Muchas de las piezas que se exponen son obras maestras que han sido restauradas para la ocasión y que se presentan por primera vez fuera de Londres. Es el caso de las esculturas y el fragmento del friso procedentes del Mausoleo de Halicarnaso, una de las siete maravillas del mundo antiguo, nunca antes cedidas.

Dejar respuesta