Zaragoza acoge un encuentro sobre nuevas tecnologías de la construcción para la mejora de la calidad del aire

0
268
fotocatálisis

El próximo 21 de junio, Zaragoza acogerá un encuentro nacional sobre fotocatálisis y nuevas tecnologías de la construcción con la premisa de ‘Cómo mejorar la calidad del aire, la habitabilidad y reducir los costes de conservación de infraestructuras mediante tecnología fotocatalítica’.

La fotocatálisis parte del principio natural de descontaminación de la propia naturaleza. Al igual que la fotosíntesis, gracias a la luz solar, es capaz de eliminar CO2 para generar materia orgánica, la fotocatálisis elimina otros contaminantes habituales en la atmósfera, como son los NOx, SOx, COVs, mediante un proceso de oxidación activado por la energía solar.

La fotocatálisis es una reacción fotoquímica que convierte la energía solar en energía química en la superficie de un catalizador o sustrato, consistente en un material semiconductor que acelera la velocidad de reacción. Durante el proceso tienen lugar reacciones tanto de oxidación como de reducción. De esta forma se promueve la eliminación de la mayor parte de los contaminantes en las ciudades.

Por medio de la fotocatálisis se puede eliminar la mayor parte de los contaminantes presentes en las zonas urbanas: NOx, SOx, compuestos orgánicos volátiles (VOCs), CO, metil mercaptano, formaldehído, compuestos orgánicos clorados, compuestos poli aromáticos. Los materiales de construcción tratados con un fotocatalizador eliminan sobre todo las partículas NOx que están producidas por los vehículos, la industria y la producción de energía. El fotocatalizador más comúnmente utilizado es el dióxido de Titanio (TiO2) y productos derivados de él.

El encuentro se ha presentado en el primero de los enclaves en los que el Ayuntamiento ha intervenido incluyendo este tipo de materiales a través de un pavimento permeable y que captura contaminantes en la ribera del río Huerva, a la altura del Instituto Goya. Este tramo consta de 280 metros en los que el río sufre una importante presión urbanística, con la construcción de calles muy cercanas al cauce y con diferencias de cota importantes, lo que ha generado fuertes taludes verticales y un muro.

Se trata de un pavimento modular de hormigón con alta capacidad drenante entre 800 a 900 l/m2/hora, fabricado en hormigón de alta resistencia, con áridos silíceos, graníticos o basálticos utilizando en su fabricación materiales reciclados. Además, su cara vista debe tener la capacidad de descontaminar el aire de Óxidos Nitrosos y otros contaminantes.

Fuente: Ayuntamiento Zaragoza

Dejar respuesta