En los últimos dos años se han dado en adopción más de 500 perros abandonados

0
642

En los dos últimos años, el centro de protección animal que la Diputación de Zaragoza (DPZ) tiene en el barrio rural de Movera, han dado en adopción más de 500 perros, en este recinto que va a ser mejorado en los próximos meses con una inversión de 120.000 euros.

Según fuentes oficiales, cada año, de estas instalaciones salen casi tantos perros como entran. En 2016, ingresaron en este centro 263 perros abandonados que vagaban por las calles de municipios de toda la provincia. Ese mismo año del centro salieron 256 perros que fueron adoptados por personas que acudieron allí para dar un nuevo hogar a esos animales.

El diputado provincial José Ángel Miramón, delegado del centro de Movera, aseguró al diario ABC que “se van a arreglar tanto los tejados de los cheniles en los que están los perros como el vallado del centro, y estamos trabajando para llegar a acuerdos con el Ayuntamiento de Zaragoza que nos permitan ampliar la capacidad de nuestras instalaciones y llevar los perros que no podamos atender nosotros al nuevo centro de protección animal que va a construir la capital”.

Cabe resaltar que este de protección canino se puso en marcha en 1994 para hacer frente al problema de salud pública que representan los perros vagabundos o abandonados.

Cuando el perro encontrado porta el chip identificativo obligatorio, se intenta localizar al dueño, que además tiene que pagar una tasa de 80 euros para llevárselo y se enfrenta a una posible sanción administrativa. En caso de localizarlo, el animal pasa manos de la Diputación.

En el centro de Movera, cada perro es atendido por veterinarios. Algunos logran ser dados en adopción a corto o medio plazo, pero otros permanecen allí el resto de su vida. Sin embargo, ninguno de ellos será sacrificado.

 FUENTE: ABC

Dejar respuesta