Esta noche se presenta en Zaragoza el libro ‘La revolución silenciosa. La bicicleta como motor de cambio en el siglo XXI’.

0
607
Libro bicicleta

El periodista Madrileño Dani Cabezas, redactor jefe de la revista Ciclosfera y ciclista habitual,  presenta en Zaragoza el libro ‘La revolución silenciosa. La bicicleta como motor de cambio en el siglo XXI’. El libro busca reivindicar el papel de este medio de transporte alternativo.

La presentación del libro, en el que se advierte que “en España ya se venden más bicis que coches”, será este viernes a las 20.00 en La Ciclería (calle Gavín, 6).

En entrevista con el periódico Heraldo, asegura que defiende el uso de la bicicleta en ciudades como Madrid o Zaragoza no solo porque sirve para hacerle frente a la contaminación sino que la bicicleta es más útil y más rápida.

“La mitad de los trayectos que se hacen en coche son distancias inferiores a 3 kilómetros y el 10% son inferiores a 500 metros. La velocidad media en el primer cinturón urbano de Madrid es de 10 kilómetros por hora, según datos de los ayuntamientos. El mito de que en coche se llega antes parece desmontado. Si a ello le sumamos el quebradero de encontrar aparcamiento, el resultado es que la bicicleta es un medio de transporte más eficiente y eficaz. La revolución de las bicicletas en las ciudades es imparable”, asegura Cabezas.

El autor aseguró al diario local que el futuro es seguir potenciando la bici y el transporte público, y limitar cada vez más el tráfico privado.

Advirtió que “me gusta el modelo de Pontevedra, que es la única ciudad de España donde el tráfico está limitado a 30 kilómetros por hora en todo el centro. También Zaragoza tiene muchas calles 30. En Oslo se va a prohibir el tránsito de todos los vehículos privados por el centro en 2019 (salvo emergencias o personas con movilidad reducida). Y en Hamburgo trabajan en la misma dirección para 2034”.

A propósito de que en Zaragoza, el servicio municipal de alquiler Bizi fuera clave para la expansión de la bicicleta y ahora se debata su ampliación, el experto aseguró que los sistemas de bicis públicas deben verse como un servicio público.

“Los sistemas de bicicleta pública tuvieron un efecto muy positivo para aumentar el uso ciclista. Hubo un boom antes de la crisis, que tal vez fue excesivo. No hace falta que cada localidad tenga su servicio de bicis, pero está claro que hay una demanda y que han ayudado mucho. Tienen que mejorar algunas cosas de su gestión. Y no hay que verlas como una manera de ganar dinero por parte de los ayuntamientos, sino como un servicio público”, puntualizó.

FUENTE: HERALDO

Dejar respuesta