El Feng Shui y una correcta limpieza de oficinas favorecen al bienestar corporativo

0
337

Tanto la limpieza de oficinas en Madrid como mantener un correcto Feng Shui en la zona de trabajo, son parte esencial del bienestar corporativo en las grandes ciudades.

La ubicación y orientación de los escritorios y los demás elementos de una oficina, siguiendo el Feng Shui, no tendrán el efecto deseado si no mantenemos limpia nuestra oficina. Por lo tanto, estos dos aspectos irán siempre cogidos de la mano.

Siguiendo la técnica del Feng Shui distinguiremos dos situaciones a la hora de ubicar los escritorios de trabajo:

1.      Los escritorios de personas con autoridad deberán estar ubicados en la esquina más alejada de la puerta, colocado de manera que puedas controlar la entrada. Detrás de tu escritorio debe haber una pared sin ventanas y sin otras puertas.

2.      Los escritorios de trabajadores operativos deberán estar orientados respecto a los puntos cardinales mirando hacia ventanas.

Pero la posición del escritorio no es lo único que influye en crear un ambiente agradable de trabajo. Sin desviarnos de lo que nos indica el Feng Shui, debemos atender los siguientes puntos:

1.      El respaldo. Lo ideal para favorecer la efectividad de nuestros trabajadores es que tengan una pared detrás de su silla, aunque si hay una ventana y no podemos cambiar de ubicación, hay que colocar cortinas y tener una silla con respaldo alto, ancho y sólido.

2.      El orden. Aquí es donde la limpieza de oficinas juega un papel indispensable. El espacio de trabajo debe estar bien organizado y limpio, sin muchas cosas a la vista que bloquean la energía y dispersan la atención. Es importante mantener una zona delantera despejada, para tener una buena vista.

Además, las formas amenazantes, la suciedad, las superficies endebles, rotas o deterioradas son todas fuentes de Sha Qi o energía negativa que hay que evitar.

3.      Los colores. Los colores de la ambientación deben lograr un equilibrio Yin-Yang de modo que no generen ni apatía ni nerviosismo. El color verde agua o el lavanda son tonos Yin que ayudan a la concentración mental. Algunos detalles en colores vibrantes aportan energía Yang necesaria para mantenerte dinámico.

Según el tipo de actividad que desarrolles, elige tu color:

– Comunicación: favorecen los colores durazno o terracota;

– Generar nuevas ideas: tonos verdes;

– Conectarse con las emociones: tonos azulados;

– Trabajos repetitivos: los colores alegres en tonos de naranja y amarillo;

– Favorecer la concentración y actividad mental: el blanco;

– Transmitir confianza y estabilidad: colores naturales y beige.

4.      La iluminación. Es necesario que todo el ambiente esté bien iluminado con luz general de techo y no generarnos sombras con nuestro cuerpo u objetos.

 

 

Dejar respuesta