Cambiando sanciones por cuadernos y bolis

0
347

La biblioteca Cubit de Zaragoza ha encontrado la solución ideal para eliminar las sanciones por retrasos: cambiarlas por material escolar.

Gracias a la campaña “Material escolar por sanciones”, casi 500 personas han logrado no tener que hacer frente a las penalizaciones por retraso a cambio de la entrega de material escolar para las familias del barrio. Gracias a esta campaña, desarrollada entre el 4 de julio y hoy viernes 30 de septiembre, varias familias se beneficiarán del material escolar donado.

Por tercer año consecutivo, la biblioteca Cubit realiza esta campaña de fácil funcionamiento. Aquellos que tengan un retraso en la devolución de una película, libro o cd únicamente tendrá que donar material escolar para no tener que hacer frente a la sanción. Cuando un usuario se retrasa en la devolución, el sistema informático bloquea su carnet con una penalización por el mismo tiempo que los días de retraso, siendo estos acumulativos en el caso de tener más de un artículo. En los casos en los que el retraso era de pocos días, la donación de unos bolígrafos era suficiente para conmutar la sanción y en los que el retraso es mayor, es necesario entregar carpetas, folios o cuadernos. Desde la biblioteca señalan que “la donación de material escolar es siempre bienvenida, aunque uno no esté sancionado, ya que el fin último de esta campaña es ayudar a aquellas familias que atraviesan una difícil situación”.

Inmaculada García, bibliotecaria de Cubit, ha explicado que “vimos que en verano mucha gente se retrasaba en la devolución de los préstamos y después acumulaba días o semanas de penalización en los que no podía volver a llevarse ningún material. Además, coincide que los gastos de la vuelta al cole son muy gravosos para algunas familias. Decidimos unir las dos ideas y organizar un sistema de trueque: material escolar a cambio de la sanción”.

Una vez terminada la campaña, los trabajadores de la biblioteca Cubit se encargarán de ordenar todo el material escolar acumulado, que será entregado próximamente a las asociaciones de padres de La Azucarera y Pilar Lorengar, dos de los institutos del barrio.

Esta biblioteca, Cubit, es una de las que más actividades tienen en la ciudad. Situada en la zona de La Azucarera, fue abierta en el año 2010 y está especializada en contenido juvenil (cómics, libros, películas, series, videojuegos, etc.), recibiendo unos 500 usos diarios. Inmaculada García señala que “viene gente de toda la ciudad y de todas las edades. Disponemos de 30 ordenadores con conexión a internet y tienen mucha demanda. Con la crisis, muchos se ha quitado el ADSL en casa y vienen a conectarse a la biblioteca, tanto para temas de trabajo como de ocio”.

 

FUENTE: HERALDO

 

Dejar respuesta