Mejores tratamientos contra las varices sin cirugia

0
478

Si quieres tratar tus várices, pero sin cirugías invasivas, aquí te hablamos de los mejores tratamientos para ello. A más de una nos pueden molestar las varices.

Nunca bienvenidas ni mucho menos deseadas, constituyen una condición que ya sea por genética, sedentarismo o cualquier otro elemento que impacte en el sistema circulatorio, afecta a muchísimas mujeres.

La primera preocupación viene por la estética, pero sus implicaciones van más allá de eso, ya que como evidencian malfuncionamientos vasculares, pueden provocar daños de consideración a la salud. Como quiera que sea, quien las tiene siempre quiere tratarlas para minimizarlas o hacerlas desaparecer.

Tratamientos para ello hay muchos, desde cosméticos hasta quirúrgicos, aunque cada vez se hace menos necesario acudir a la mesa de operaciones para ese fin.

En ese sentido, vamos a hablar de los mejores tratamientos contra las varices sin cirugía.

Actuar preventivamente

Dicen los que saben que no hay mejor cura o tratamiento que la prevención y ello es cierto. Mal que no venga, mal que no nos hace pasar por ninguna experiencia desagradable o no deseada.

Con respecto a las várices, hay varias cosas que podemos hacer para prevenirla y que constituirían el mejor tratamiento natural para la antiestética condición.

Algunas de esas acciones son poner las piernas en alto por unos minutos cada vez que podamos para favorecer la circulación, relajarlas en agua fría, y darles masajes circulares ocasionalmente, de abajo a arriba. Otras medidas preventivas son no usar ropa muy ajustada ni tacones muy grandes, y practicar ejercicio con regularidad.

Desde la alimentación también ayudamos a prevenir las varices y con ese fin debemos comer bastantes frutas, verduras, alimentos ricos en fibra, y la menor cantidad posible de grasa. Asimismo, debemos tomar abundante agua y no abusar de la sal al condimentar lo que degustaremos.

Terapia fotodinámica

Si ya se tiene varices, un tratamiento a considerar es la terapia fotodinámica, basada en el empleo del láser y con un enfoque integral.

No es un tratamiento quirúrgico y como principales ventajas están su eficacia, el ser poco invasivo, escasos efectos secundarios adversos, y no requerir internación en un centro médico.

Esta terapia está patentizada y combina acertadamente la acción del láser de Neodimio-Yag con los positivos efectos de la microespuma de polidocanol.

Microespuma

El tratamiento anterior combina con uno muy usado a nivel global: la microespuma. Este tratamiendo sin cirugía puede ser recibidos en el centro especializado varicenter, con una experiencia considerable y efectividad demostrada.

El tratamiento con espuma, también conocido como esclerosis química, lo que se hace es inducir la fibrosis en las varices tratadas. Esto causa que estas se coagulen y luego se transformen en restos cicatriciales.

Láser

El láser basa su efectividad en el calentamiento que produce en los glóbulos rojos de la sangre, lo que a su vez daña térmicamente la pared venosa de las varices y provoca su coagulación, y posterior reabsorción por el organismo.

Por separado, el láser y la espuma no obtienen un por ciento de efectividad tan alto como cuando se aplican de conjunto.

Como quiera que sea, son más efectivos que los muchísimos productos cosméticos que se comercializan para tratar las varices. Estos las tratan y por supuesto que no son quirúrgicos, pero a nivel estadístico no compiten con los tratamientos aquí enunciados, aunque hay algunos destacables.

Dejar respuesta