Zaragoza, la última estación

0
285

Zaragoza despide a la selección española a las 19.00 horas en el Pabellón Príncipe Felipe en el amistoso que jugará contra Costa de Marfil y que supone la última estación antes de poner rumbo a Río para participar en los Juegos Olímpicos. Hasta llegar a la capital aragonesa el martes por la tarde el combinado nacional disputó cinco encuentros, con una doble victoria ante Venezuela y otra frente a Angola, mientras que cayó derrotado en los dos que jugó frente a otro de los favoritos a las medallas en la cita olímpica, Lituania. El objetivo de este último encuentro es seguir mejorando y avanzando en todas las facetas del juego así como en la compenetración de los jugadores ya que por temas de lesiones y asuntos burocráticos, como la firma de contratos de jugadores que la próxima temporada jugarán en la NBA, el combinado nacional no había estado al completo hasta llegar a Zaragoza.

Pau Gasol destacó que el hecho de que frente al conjunto africano sea el primer partido en el que todos los jugadores van a estar juntos a tan pocos días de viajar a Río es «una desventaja importante», pero añadió que intentarán hacerlo «lo mejor posible, utilizando las oportunidades que tenemos para coger ritmo y forma y llegar preparados a los Juegos». Sobre su rival, el pívot reconoció que no sabe mucho acerca de su juego, pero que espera que compita y que tenga cierto nivel en el partido para que le sirva a España como preparación. Por su parte, el técnico, Sergio Scariolo apuntó que los jugadores de Costa de Marfil son extremadamente atléticos y esto hará que la selección española tenga que emplearse a fondo. A pesar de ello, el italiano prefiere no dar demasiadas vueltas a las características del equipo contrario sino profundizar en conceptos más propios de su equipo. «Los jugadores deben estar más pendientes de seguir haciendo lo que interesa al equipo que del rival para ponerse a punto para la competición», apuntó.

 

POSIBLES DESCANSOS // Respecto a los que jugarán esta noche, Scariolo comentó que «a pesar de contar con todos mis efectivos igual dejamos descansar a alguno de los jugadores veteranos como medida preventiva para preservar algo de energía, de fuerza y desgaste». En el caso de Pau Gasol, aunque físicamente está «un poco lejos del cien por cien, espero mejorar en los próximos días y estar a punto en Río». Para ello, la semana que estarán en Brasil desde el 1 de agosto hasta el 7, cuando inician la competición, será clave. En cuanto a las sensaciones con las que el equipo afronta su participación en el torneo olímpico, el entrenador definió la competición como «una experiencia muy motivadora».

Además, señaló que «hay que saber mantener una presencia mental debido a que hay muchos factores que ponen a prueba la capacidad de concentración y pueden influir en la atención de los jugadores». «Realmente los test buenos van a ser en el campeonato. Si llegas, ganas, avanzas y tienes opción de luchar por las medallas está muy bien, pero si te meten tres palos al principio y te vas para casa igual no será tan bueno y habremos pagado las adversidades que hemos tenido», advirtió el mayor de los Gasol. Mientras, ayer se conoció el último descarte para los Juegos. Se trata de Alberto Abalde, quien a lo largo de estas semanas debutó como internacional absoluto disputando tres partidos, contra Lituania en Málaga y contra Venezuela en Madrid y Valladolid.

 

VISITA DE LOS TÉCNICOS // Durante el entrenamiento matinal de ayer, el combinado nacional contó con unos espectadores muy entregados: los integrantes del curso superior de entrenadores, con los que se fotografiaron después. «El baloncesto español necesita un esfuerzo superior en volcarse más en la producción de jugadores y para ellos los entrenadores de base son clave absoluta», destacó Scariolo sobre el curso que acoge Zaragoza

Dejar respuesta