La problemática de la climatización, la pobreza energética y algunas soluciones

0
459

En plena campaña política nos encontramos y seguramente en estos días habrás escuchado en más de una ocasión el término pobreza energética.

La situación económica actual ha desencadenado que mucha gente no pueda climatizar su hogar para combatir climas extremos y poder mantener su bienestar y calidad de vida.

Esto responde en parte a intereses de grandes compañías energéticas por el consumo excesivo, el monopolio y torpedear todas aquellas soluciones que se precien para combatir esta problemática.

Si vivimos en Zaragoza y tenemos una gran cantidad de horas de sol al año ¿por qué no se aprovecha este hecho para solucionar en parte el problema de la pobreza energética?

La respuesta es fácil, el gobierno le pone un impuesto al sol, es decir, para todos aquellos que quieran autoabastecerse mediante la utilización de placas solares para autoconsumo que tendrán que pagar un impuesto por no consumir la energía de las eléctricas ¿interesante verdad?

Por lo tanto por cada Kw que dejamos de consumir de la red eléctrica nacional debemos pagar un impuesto, y además el sobrante se lo debemos de “donar amablemente” a dicha red eléctrica para más inri.

Pero la problemática de la energía no solo viene en la creación de dicha energía o forma de consumirla, sino que también nuestros hábitos y las infraestructuras de las casas en la actualidad tampoco ayuda a ello.

Los hogares españoles no están realmente preparados para consumir de forma eficiente la energía que contratamos o generamos.

El problema viene en el aislamiento de los hogares y la automatización de la gestión de dicha energía.

Por ejemplo, una ventanas aislante ahorrarán mucha energía en un hogar español a lo largo del año, tanto para mantener el calor como para mantener el frío, para ello, tal vez la subvención de este tipo de instalaciones en edificios antiguos debería de proliferar para solventar en parte este problema.

Otro de los ejemplos de elementos que podrían mejorar el aislamiento son las puertas residenciales o las puertas de garaje, que mediante estructuras internas como la denominada estructura de sándwich reducirían el consumo energético gracias al ahorro en el aislamiento.

La utilización de sensores de temperatura,  los hábitos que realizamos en las horas de más calor  o más frio o la apertura y cierre de puertas y ventanas de forma automática podrían mejorar esta problemática tan delicada.

Dejar respuesta