Como cuidar y limpiar diferentes fibras vegetales

0
2385

Las diferentes fibras vegetales y otros materiales de  origen vegetal, que se emplean en la  fabricación de muebles o accesorios para el hogar, comparten con la madera muchas características y métodos de conservación, desde Cerrajeros Baratos Siero queremos echarte una mano con su cuidado.  Pero su menor resistencia, la ausencia de  recubrimientos o su utilización como  muebles para exteriores plantean  problemas de mantenimiento específicos.

Fibras vegetales decorativas

Hay numerosas fibras vegetales presentes en el hogar. Aunque los métodos de limpieza y mantenimiento son muy semejantes, cada una de ellas posee características propias que determinan sus aplicaciones y usos.

  • Enea. Esta fibra vegetal se utiliza sobre todo para la realización de asientos en mobiliario rústico.
  • Bambú. Los troncos de bambú  secos se usan para  la fabricación de objetos decorativos o  como estructura de  otros muebles de  fibras vegetales.
  • Fibras vegetales trenzadas. El yute, el coco, las algas y otras fibras vegetales se pueden trenzar para fabricar moquetas, alfombras y esteras.
  • Mimbre. Por su gran elasticidad y capacidad para ser tejida, esta fibra vegetal se utiliza para fabricar cestas o muebles. Algunos tipos de mimbre se pueden trenzar en forma de rejilla, que se emplea sobre todo para fabricar asientos de sillas o paneles decorativos.

Limpieza del mimbre y bambú

  • Los muebles y accesorios de fibras vegetales que se utilizan en exteriores deberán protegerse del sol directo y la lluvia, ya que la fibra mojada se pudre rápidamente. Conviene, pues, colocarlos bajo techado, y en invierno es aconsejable guardarlos en un lugar cerrado y seco o cubrirlos con un plástico.
  • Para la limpieza rutinaria bastará con pasar una esponja humedecida en agua con sal o bicarbonato. También se pueden utilizar productos limpiamuebles ya que contienen ceras que enriquecerán y protegerán las fibras naturales.
  • Para una limpieza periódica más profunda habrá que utilizar un cepillo humedecido en agua jabonosa, a la que se puede añadir amoniaco en el caso de que las piezas estén muy sucias.
  • La humedad produce en las fibras unas manchas oscuras que son síntoma de pudrición y hongos. Para eliminarlas, se deberá frotar las zonas afectadas con un cepillo de fibra vegetal empapado en lejía disuelta en agua al 30%.
  • El sol aclara y blanquea las fibras vegetales. Para volver a recuperar su tono dorado se pueden aplicar tintes naturales como la nogalina (si no están barnizadas) o barnices con color (en caso de que estén recubiertas de barniz).

Reparar fibras vegetales

  • Aunque es posible pintar o barnizar con brocha, en el caso de las fibras vegetales trenzadas es preferible utilizar pinturas o barnices en spray, ya que se consigue una aplicación más ligera y homogénea que penetra mejor en la trama.
  • Para volver a pegar zonas despegadas o rotas, se utilizará cola blanca para madera.
  • Los crujidos en los sillones de mimbre se eliminan engrasando las uniones y los ensambles con aceite parafinado.

Limpieza y mantenimiento de alfombras y esteras vegetales

  • La limpieza y conservación de alfombras y esteras dependerá más del tipo de trenzado o fijado de la fibra que de su composición. Existen varios métodos para realizar alfombras y moquetas vegetales. Las más comunes son alfombras de fibra trenzada (es el método tradicional de realizar esteras) y las moquetas con soporte de goma (muchas fibras trenzadas se pegan sobre un soporte de goma para facilitar su colocación y mejorar su resistencia).
  • Las esteras y alfombras de fibras vegetales tienen tendencia a acumular el polvo en su trama. Por ello, conviene colgarlas y sacudirlas periódicamente.
  • Las moquetas de fibras deberán aspirarse frecuentemente para evitar que se acumule polvo en ellas. Además, es aconsejable rociarlas periódicamente con insecticida, lo que evitará la anidación de insectos en su trama.
  • Aunque no es conveniente empaparlas (ya que la fibra húmeda tiende a formar moho), en caso de que las alfombras o moquetas estén muy sucias se puede pasar una fregona o un paño ligeramente humedecidos en un detergente con amoniaco.
  • Las manchas localizadas se frotan con un cepillo empapado en líquido limpiador para alfombras y tapicerías.
  • Para volver a coser las fibras descosidas o los armazones desgastados, se deberá utilizar rafia o hilos de cáñamo (a la venta en cesterías), ya que los de algodón podrían partir las fibras.

Dejar respuesta