El caudal del Ebro a su paso por Zaragoza causa polémica en las redes sociales

0
211

La situación del caudal del río Ebro a su paso por Zaragoza ha sido objeto de muchos comentarios en Facebook y Twitter a raíz de la publicación de  Gozarte  de una fotografía que muestra la poca agua que baja en uno de los tramos del río.

El pasado miércoles  publicaron una fotografía realizada a la altura del Pabellón Puente  y con el del Tercer Milenio al fondo, en la que se puede apreciar el bajo caudal del río en el primer tramo de su entrada en Zaragoza.

La imagen, tomada por Juan Cruz Fuentes, se realizó junto a la pilastra central del puente , un tramo por el que durante el resto del año pasa mucha más agua. La intención de este zaragozano era la de mostrar la cantidad de grava acumulada, las pequeñas islas que se forman en el cauce, así como la  nula actuación para limpiar esta zona tras las últimas crecidas del Ebro , y para evitar que las próximas ocasionen más daños.

“Hoy en día cualquier comentario causa polémica, pero jamás me hubiera imaginado esta reacción”, señala Carlos Gómez, uno de los responsables de  Gozarte “En seguida comenzaron a llegarnos comentarios criticando que la foto no reflejaba la realidad, personas de fuera de Aragón que compartían fotos hechas durante sus vacaciones algunos días atrás, y en las que parece que el caudal del Ebro es mucho mayor”, explica Gómez. 

En el Facebook de esta empresa dedicada a planificar visitas y rutas alternativas  del patrimonio aragonés, han querido zanjar el asunto publicando dos fotografías tomadas el mismo día. Una de ellas a la altura del puente de Piedra y otra junto al puente del Tercer Milenio. “La lámina de agua que hay desde que se construyó el azud de Vadorrey hace que en algunos tramos haya más agua de lo habitual, pero tanto aguas arriba como abajo, se puede ver cómo el caudal está muy bajo”, comenta Carlos Gómez.

Este jueves a mediodía, y según los datos que ofrece la  Confederación Hidrográfica del Ebro en su página web el río bajaba a 35 metros cúbicos por segundo.

En algunas zonas cercanas a la orilla hay agua estancada, aunque fuentes de la CHE señalan que es habitual esta caída del caudal en el estiaje, pasado el deshielo y las lluvias de primavera.

La diferencia está en la época del año en la que se da dicho estiaje , dependiendo de cómo han sido los meses previos, así como del agua acumulada en los embalses de la cuenca. Por lo que aunque lo habitual es que el caudal baje a su mínimo en agosto, algunos años se adelanta a primeros de julio, y otras veces se retrasa hasta septiembre. 

Aunque a día de hoy se sigue viendo gente cruzar andando el río,  las imágenes de las playas de La Almozara han cambiado radicalmente el paisaje del Ebro  en su tramo urbano.

Desde la Confederación Hidrográfica del Ebro explican que gracias a la suelta de agua del embalse del río en Cantabria, se procura mantener siempre un nivel mínimo en el caudal del Ebro, por cuestiones ecológicas, para cumplir con diversos usos, así como asegurar el regadío y que el eje del río siempre lleve caudal.

Dejar respuesta