La transformación de los desguaces en centros de reciclaje

0
389

Hasta hace no muchos años los desguaces eran unos sitios a los que la gente llevábamos nuestros coches cuando dejaban de funcionar y a los que acudíamos cuando teníamos que comprar alguna pieza rota y queríamos conseguirla por menos dinero.

Eran lugares más bien desordenados y no demasiado limpios a los que había que acudir en persona y ponerse a la cola esperando a que alguno de los trabajadores tratara de localizar la pieza que buscábamos entre montañas de coches siniestrados y por la que teníamos que regatear hasta llegar a un acuerdo de precio.

En los inicios de mi carnet de conducir me cargué un par de faros y me acuerdo de la tediosa tarea de tener que ir recorriendo uno a uno todos los desguaces de Zaragoza hasta dar con la pieza concreta.

La transformación de los desguaces en el siglo XXI

Con el comienzo del nuevo milenio y gracias cambios legislativos todos los propietarios de vehículos nos vimos obligados a responsabilizarnos de la gestión de nuestros vehículos cuando dejaran de funcionar.

Desde el gobierno central llegaron también leyes para regular la actividad interna de los desguaces y estos dejaron de ser sitios desordenados y más bien sucios y algunos de ellos se transformaron en lo que son ahora, centros de tratamiento de residuos.

En Zaragoza tenemos la suerte de que algunos de estos desguaces optaron una mejora de sus instalaciones y por la profesionalización de su actividad. Actualmente en Zaragoza tenemos desguaces de todo tipo y podemos encontrar a buen precio aprovechables de cualquier cosa que se nos pueda ocurrir, desde piezas para electrodomésticos hasta elementos de construcción pasando por cualquier pieza de vehículo que se nos pueda ocurrir.

Los desguaces de Zaragoza

Vamos a construir un pequeño cenador en el jardín de casa y he podido ver cómo han cambiado los desguaces de nuestra ciudad personalmente.

Vamos a construir un pequeño cenador para el que nos hacen falta unas pequeñas vigas metálicas. Pedí precios de vigas nuevas, que son de todo menos baratas, y tras hablar con un amigo me planteé comprarlas en un desguace.

Llamé a 3 desguaces de Zaragoza y sólo hablando con ellos por teléfono ya se nota la diferencia, ahora te pueden decir por lo menos si tienen cosas del estilo de las que buscas y tras ir a las instalaciones se aprecia mucho el cambio. Siguen almacenando productos reciclados, por lo que nunca podrán estar como un Leroy Merlín pero actualmente ya han dejado de ser esos sitios sucios y oscuros que eran antes y ahora son más parecidos a un almacén de materiales, pero más baratos.

Os animo a tod@s a que antes de decidiros a comprar materiales nuevos paséis por un desguace, seguro que también os sorprenderá.

 

Dejar respuesta