Estudios científicos han demostrado que la venganza da gustito

0
103

Gervasio Posadas acaba de presentar “La venganza es dulce y además no engorda”, una sátira cargada de ironía que entronca con la picaresca española y los antihéroes.

“La venganza es dulce y además no engorda” es una comedia sobre el dinero, la ambición y el amor en la que se mezclan millonarios, perdedores, cupletistas retiradas con banqueros, ecologistas y carniceros. ¿Alguien dá más?

Dotada de un humor negro que Gervasio Posadas maneja con soltura, La venganza es dulce… es una sátira  acerada contra la sociedad capitalista salvaje y despiadada, sus arribistas y los directivos sin escrúpulos que manejan los hilos.

Antes de volverse vengativo, Gervasio Posadas publicó “El secreto del gazpacho” (Siruela) y al alimón con su hermana Carmen “Hoy caviar, mañana sardinas” (RBA), ganadora del premio Sent Soví 2008 de Literatura Gastronómica.

Pregunta: En los títulos de sus novelas, hay cierta fijación con la gastronomía. ¿Por que eligió ese titulo?

Respuesta. A mi me encanta comer, pienso mucho en lo que voy a comer y beber y creo que por eso, inconscientemente, mis títulos acaban yendo todos por el mismo lado.  Esta frase es de un gran vengativo y de un gran tragón que se llamaba Alfred Hitchcock y creo que refleja perfectamente el atractivo de la venganza. Aunque no sea muy políticamente correcto decirlo, estudios científicos han demostrado que la venganza genera feromonas, es decir, que da gustito.

P. El día de su cumpleaños, ¿qué pide para almorzar? ¿ Gazpacho ,caviar, sardinas y de postre, bomba de nata ?

R. A mi encanta toda la comida pero soy más de salado que de dulce, quizás por eso no soy muy vengativo. Debo ser uno de los mayores consumidores de Gazpacho, tanto en verano como los domingos de resaca en invierno. Donde esté un bocata de sardinas que se quiten muchas venganzas aunque, para celebrar estas nada mejor que el caviar.

P. ¿Prepara a fuego lento sus venganzas? ¿Me va a contar alguna?

R. Yo soy de planear las venganzas en caliente por eso se me suelen pinchar como los suflés. No tengo la constancia del buen vengativo, capaz de amasar su inquina meses e incluso años.

P. Conste que no me ha contado sus venganzas.

P. Leandro Expósito, su protagonista, es un patán de guante blanco, capaz de hipotecar su casa familiar para matricularse en una prestigiosa escuela de negocios que le permita medrar, hasta verse empujado a la venganza entre una cadena de situaciones hilarantes.

R. Leandro no es un patán de guante blanco sino que cree que la vida le debe una oportunidad por todos los malos tragos que le ha hecho pasar. Cuando alguien cree que la vida ha sido injusta con él, muchas veces se ve legitimado para traspasar algunos límites. Si la vida no te lo da , te lo coges directamente. Además, la intención de Leandro es acceder a una vida de directivo honrado, no ir pegando palos por ahí.

P. ¿Se identifica con sus personajes?

R. En mi anterior novela, el protagonista era un publicitario triunfador desencantado con el éxito. En esta Leandro Expósito es un perdedor al que todo parece salirle mal. Yo tengo un poco de los dos: he tenido momentos profesionales muy buenos y épocas horrorosas que parecían imposibles de remontar y en las que no llegaba ni a mediados de mes. Por este motivo creo que entiendo bastante bien el carácter y las motivaciones de mis personajes.

P. En un país obsesionado con la crisis, usted se la toma a broma. ¿Se pueden aplacar con humor los días negros y las crisis existenciales?

R. La crisis tiene una parte objetiva y una subjetiva. Es posible que no podamos evitar quedarnos sin trabajo pero si además nos deprimimos, apaga y vámonos. El humor es más efectivo que, por ejemplo, los libros de autoayuda para estas circunstancias: nos permiten ver las cosas con más perspectiva y relativizar los malos momentos.

Un buen ejemplo de su tono humorístico es el delirio de Leandro, que le hace desahogarse ante Farrah Fawcett, una de las tres ángeles de Charlie, cuyo póster preside su habitación  de soltero.  

R.¿Qué tiene Farrah Fawcett que no tenga Norma Duval?

Norma Duval seguro que es una bellísima persona pero no se puede comparar con la Farrah de los buenos tiempos, tan atlética, con esa sonrisa tan blanca, esa melena, esos ojos azules…además, en cierta forma ella representa un sueño americano de prosperidad burguesa a la que aspira el protagonista de mi novela.

P. A los del Real Madrid, no sé si les emocionará la idea de que usted los compare con sardinas.

R. Yo soy muy madridista pero antes de eso soy realista. El Barça está jugando este año como una orquesta sinfónica y el Madrid una banda de pueblo, muy bienintencionada pero en la que cada uno toca a su aire. De todas maneras, creo que también es importante tomarse el fútbol con más sentido del humor y no provocarse una ulcera porque el eterno rival sea esta temporada mejor.  


Noticia enviada a Zaragoza Online por: http://lavenganzaesdulce.com

Dejar respuesta