Implante capilar para disimular cicatrices

0
166
Implante capilar

El implante capilar no solo es una buena técnica que cada vez más hombres y mujeres emplean para recuperar el pelo perdido, sino también es un método al que cada vez más personas recurren con el objetivo de disimular cicatrices muy visibles en el cuero cabelludo.

El implante capilar se convierte así en la solución para muchas personas que quieren disimular una cicatriz en la cabeza a consecuencia de un accidente, una operación o por haber sufrido un linfoma cutáneo. En este último caso, será necesario esperar varios años hasta que haya finalizado el tratamiento para el linfoma.

Las nuevas técnicas empleadas en implantes capilares hacen posible así disimular de manera efectiva este tipo de cicatrices, aplicando sobre el tejido cicatricial algunas de las más innovadoras técnicas en microinjerto capilar. También es posible disimular una cicatriz a consecuencia de una quemadura.

De hecho, la técnica a la que se suele recurrir en un tratamiento de este tipo es la novedosa técnica FUE que las clínicas capilares más prestigiosas ya utilizan. La técnica FUE también es empleada para cubrir aquellas cicatrices que han podido quedar de una operación de trasplante capilar con la técnica FUSS.

En todos los casos es necesario un estudio y análisis previo sobre cada caso particular para valorar de manera adecuada la viabilidad del implante capilar en cicatrices. No obstante, el implante capilar es ahora mismo la única solución posible para poder disimular una cicatriz en el cuero cabelludo, ya que no existe ningún otro tratamiento que haga que vuelva a salir pelo en la zona afectada.

Los expertos en microtransplantes capilares de la clínica capilar CFS de Barcelona señalan además que “hay que estudiar detalladamente cada caso, porque en ocasiones una intervención de este tipo puede requerir de varias sesiones, ya que los implantes capilares tienen menos posibilidades de salir a delante que en los injertos realizados sobre una piel sana”.

Así, encontramos como hombres y mujeres recurren a técnicas de injerto de pelo no solo ante casos de alopecia androgénica, siendo el caso más frecuente y común, sino también ante casos como la disimulación de cicatrices muy visibles en el cuero cabelludo.

Dejar respuesta