El Hospital Clínico se acoge a la normativa europea para reducir el uso de formol

0
150
ZARAGOZA

El laboratorio de Anatomía Patológica del Hospital Clínico Universitario ‘Loreno Blesa’, adaptándose a una normativa europea del año 2015, ha reducido la cantidad de formol que utiliza para la recogida de muestras, ya que puede resultar cancerígena.

Estos cambios no solo se implementarán en el laboratorio, sino que también afectará a todas las secciones del hospital donde se haga uso del formol, como son la de Cirugía Ginecología, Dermatología o Atención Primaria.

El coste total de la inversión para controlar el uso del formol en el centro sanitario ha sido de 600.00 euros, y ha sido gestionado por un grupo de trabajo encargado de elaborar un plan que tratase de reducir el uso de formol en el centro. En este grupo de trabajo han formado parte tanto la dirección del hospital y del servicio de Anatomía Patológica, como las secciones de ingeniería, servicios técnicos, supervisores de quirófanos, servicio de gestión económico, prevención de riesgos laborales, gestión de residuos y varios sindicatos.

Entre los tres objetivos del proyecto se encontraba el de reducir al máximo la exposición en las zonas donde se trabaja con formol; valorar la sustitución de la sustancia donde sea posible, y definir el equipamiento y las formas de trabajo necesarios que garanticen la seguridad de los empleados.

En la sección de Anatomía Patológica, el punto más importante era la sala de tallaje-macroscopia, por lo que se decidió reformar para crear un espacio de ambiente controlado y presión negativa. El nuevo sistema recoge los residuos tóxicos a tres alturas: suelo, mesas de tallaje y techo, lo que permite que los trabajadores, que hasta entonces debían portar máscaras de un kilo para no respirar los vapores tóxicos del formol, puedan llevar a cabo sus labores sin este instrumento.

Otra de las mejoras que se han desarrollado consiste en que todas las muestras que sean enviadas al servicio de Anatomía Patológica deben ser envasadas primero al vacío, para posteriormente ser introducidas en neveras con temperaturas controladas donde serán trasladadas al laboratorio.

Además, las mesas de tallaje han sido sustituidas por armarios para almacenar y mantener las biopsias, y se ha instalado un armario-torno que permite introducir las muestras en las salas de tallaje desde la zona de recepción. Del mismo modo se ha dispuesto un sistema de dispensación de formol en las propias mesas, lo que permite que los trabajadores no tengan que hacerlo mediante garrafas de trasvase. Para ello, se han instalado dos depósitos especiales en una zona cercana a la sala de tallaje, uno con formol sin usar y otro con el que ya se ha desechado.

FUENTE: EUROPAPRESS

Dejar respuesta